Caso José López

Las bóvedas del convento tenían cámaras infrarrojas y perros rastrearon olor a billetes

Esta mañana, una de las monjas del convento aseguró que se trataba de sepulcros que luego no fueron utilizados; sin embargo, la investigación dio con diferentes pruebas que refutarían esta versión

bovedas

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, afirmó hoy que “las cosas son extrañas” en torno al convento de General Rodríguez donde la semana pasada fue detenido el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López, cuando trataba de esconder una suma millonaria en dólares.

“Es un lugar hueco, que no tiene tanto tiempo, se hizo cuando se hizo la remodelación de la capilla, que tiene menos de cinco años”, sostuvo el funcionario sobre la bóveda hallada allí debajo del altar. En diálogo con radio Mitre, Ritondo señaló que “las cosas son extrañas. Si fuera una capilla normal, en la que nadie tiró bolsos con plata, (pero acá hay) vecinos diciendo que entraban autos de calidad los fines de semana o funcionarios con custodia” sería distinto, observó.

boveda_monasterio

Tres bóvedas de cemento fueron encontradas en el convento de General Rodríguez donde hace una semana fue detenido el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, cuando intentaba ocultar casi 9 millones de dólares.

Fuentes policiales informaron que una de ellas, de unos 3 metros de largo por 2 de ancho y 1,40 de alto, fue hallada debajo del altar de la capilla del convento “Nuestra Señora del Rosario de Fátima”, y tenía una tapa de cerámica recubierta por una alfombra. En las últimas horas, con ayuda de perros especialmente adiestrados para olfatear dinero, hallaron otras dos bóvedas en la capilla, una de ellas cubierta recientemente con escombros, aseguraron los informantes.

boveda_monasterio1

Si bien esta mañana una de las monjas que habita el convento aseguró que las bóvedas fueron hechas para funcionar como “sepulcros”, hay indicios que contradicen esta versión. El primero de ellos es que los perros adiestrados para detectar dinero se detuvieron en las bóvedas, dando a entender que allí se albergaron billetes.

Además, las bóvedas estaban vigiladas por cámaras infrarrojas, algo inusual si lo que quiere vigilarse con cuerpos. Una cámara infrarroja es un dispositivo que detecta el calor y la convierte en una señal electrónica, la cual se procesa para proyectar una imagen en un monitor.

Se trata de sistemas muy caros, que no suelen aplicarse a “sepulcros”, pero sí a bóvedas donde guardan elementos de valor.

boveda monasterio

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encuentran más sobreprecios en viajes al exterior de CFK por 1.200.000 dólares

Aparecieron más facturas apócrifas que inflaron gastos en giras hechas durante 2013 y 2014

Macri confía en que los gobernadores frenen el “zafarrancho” de Ganancias

A pesar de encontrarse descansando en este fin de semana largo, el presidente habló de política y disparó contra el proyecto de Ganancias del kirchnerismo