Salud

Encuentran una droga que frena el avance del cáncer de mama

Este avance fue desarrollado por un equipo de las universidades de Oxford y Nottingham. El inhibidor impide que la escasez de oxígeno vuelva más resistentes a las células cancerígenas

Un importante paso en la lucha contra el cáncer de mamas. Investigadores británicos descubrieron una forma de desacelerar el crecimiento más agresivo, según las conclusiones de una investigación publicada hoy en la revista Oncogene.

Este avance fue desarrollado por un equipo de las universidades de Oxford y Nottingham. El estudio consigna que el uso de una droga llamada JQ1 puede alterar el modo en que las células cancerígenas responden a la hypoxia -o escasez de oxígeno-, un fenómeno detectado en más del 50 % de los tumores de mamas y que con gran frecuencia se observa en el tipo llamado “triple negativo”.

El JQ1 pertenece a una familia de fármacos denominados ‘inhibidores del bromodominio y del dominio extra-terminal’ (BETi), inmunosupresores que ya han están siendo evaluados en ensayos clínicos con distintos tipos de tumores.

Sin embargo, este es el primer estudio en el que se describe el papel que pueden jugar estos fármacos en la hipoxia, ofreciendo así una esperanza, vital, a las pacientes con cáncer de mama difícil de tratar.

“Este estudio ofrece una nueva perspectiva acerca de cómo emplear estas drogas en pacientes que demandan un tratamiento urgente para combatir el tipo de cáncer de mamas llamado “triple negativo”, afirmó un vocero de Cancer Research UK, una institución que aportó fondos para la investigación.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Subte: paro de todas las líneas por la muerte de un trabajador electrocutado

El trágico hecho sucedió en los Talleres Colonia de la Línea H a las 2 de la mañana. La víctima, de 24 años, estaba arreglando un aire acondicionado

“Siguen siendo tiranos”: la ira de una diputada PRO durante el debate de Ganacias

La diputada macrista Silvia Lospennato apuntó contra el kirchnerismo y el massismo, y criticó que se apoyen en el tiempo reglamentario para no dejarlos argumentar su postura