Ciencia

Detectan por segunda vez las ondas gravitacionales predichas por Einstein

Apenas tres meses después del histórico hallazgo, el mismo detector volvió a medir la distorsión del espacio-tiempo generada por la fusión de dos agujeros negros. Eso indicaría que esta clase de cataclismos espaciales no son hechos aislados

miércoles 15 de junio de 2016 - 5:59 pm

El pasado 26 de diciembre, los investigadores de las colaboraciones LIGO (en Estados Unidos) y Virgo (en Italia) recibieron un inesperado regalo cuando los detectores de LIGO captaron una nueva señal de ondas gravitacionales.

Hacía sólo tres meses que el mismo instrumento había conseguido la primera detección de la Historia de las ondas predichas hace un siglo por Albert Einstein. Por eso, encontrar un segundo caso tan pronto era algo que nadie se habría atrevido siquiera a imaginar.

Y ahora, una vez más, la señal, una leve distorsión en el tejido espaciotemporal, llegó hasta la Tierra procedente de los últimos instantes de la “danza gravitatoria” de dos lejanos agujeros negros, que tras incontables millones de años orbitándose mutuamente, se fusionaban en uno solo. Así lo indicó el sitio ABC.

LEA MÁS  Esta es la escena de película más triste del mundo, según la ciencia

La fusión, o coalescencia, de dos agujeros negros es, precisamente, una de las muchas fuentes de ondas gravitacionales que persigue LIGO. Otros objetos espaciales, tales como púlsares o estrellas de neutrones en rápida rotación, también son capaces de generar ondas gravitacionales.

Esta segunda observación confirma que esta clase de cataclismos espaciales no son hechos aislados, sino que suceden con relativa frecuencia.

Los investigadores, por lo tanto, animados por este nuevo éxito científico, se muestran optimistas y creen que serán capaces de detectar más acontecimientos similares a finales de este mismo año, cuando los detectores LIGO y Virgo vuelvan a operar tras unos meses de mantenimiento y actualizaciones.

LEA MÁS  ¿Cuál es la hora favorita de los bebés para nacer?

El hallazgo, fruto de una colaboración internacional que incluye nombres españoles, acaba de ser anunciado durante la reunión de la Sociedad Astronómica Americana, que se celebra estos días en San Diego, y publicado por la revista Physical Review Letters.

A pesar de que esta segunda señal, llamada GW151226, es más debil que la detectada hace tres meses (GW150914), el hallazgo ha sido confirmado con una certidumbre superior al 99,99999%.

LEA MÁS  ¿Por qué se equivocan los árbitros de fútbol según la ciencia?

Llevar a cabo todas las comprobaciones necesarias es, precisamente, la razón de que hayan pasado seis meses entre la detección y el anuncio del descubrimiento.

COMENTARIOS