Caso José López

Alejandra Bonafini llamó a su mamá Hebe: el temor de que hable López

La hija de Bonafini teme que salte a la luz alguna irregularidad. Ella reemplazó a Sergio y Pablo Schoklender en el manejo de la Fundación. Además hizo varias operaciones inmobiliarias inexplicables

La captura de José López generó impacto en algunos protagonistas de la política. En este caso, en Alejandra Bonafini.

La mujer entró en pánico cuando se enteró de su detención. Se trata del hombre que daba las órdenes en Planificación para girar los fondos al Plan Sueños Compartidos.

Según detalla el portal Expediente Politico, se comunicó con Hebe, que intentó calmarla. “A vos no te va a pasar nada”, le habría dicho la titular de las Madres.

La hija de Bonafini teme que salte a la luz alguna irregularidad. Ella reemplazó a Sergio y Pablo Schoklender en el manejo de la Fundación. Además hizo varias operaciones inmobiliarias inexplicables.

La más sospechosa es la compra de un semipiso, en la avenida 44 de La Plata. Lo compró sin un crédito y luego se lo vendió a la empresa Meldorek de Sergio Schoklender, que declaró varias veces que fue una operación trucha a pedido de Hebe.

Alejandra teme que López comience a hablar y la deje involucrada en algo, aunque su relación siempre fue con Abel Fatala, otro de los funcionarios que quedó salpicado por el escándalo de Sueños Compartidos.

Actualmente, la hija de Bonafini trabaja en el Senado de la Provincia, gracias a un favor que le hizo Gabriel Mariotto, y también suele ir a una sede de la Fundación de las Madres en La Plata.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas