Cultura

“La Torre del Fantasma”: el castillo de La Boca que esconde una historia paranormal

Este edificio es parte de las leyendas urbanas de nuestra ciudad y tiene como protagonistas a unos seres muy particulares que habitaban el lugar

LA-BOCA-TORRE-FANTASMA-FOTO--RODRIGO-RUIZ-CIANCIA-3

Por Marina Márquez

El barrio de La Boca es uno de los más emblemáticos de nuestra ciudad, en donde se mezcla el fútbol, la historia, el tango y el arte. Pero además, no escapa a las leyendas populares que se transmiten de generación en generación.

Este es el caso de un edificio ubicado en la intersección de la Avenida Almirante Brown y las calles Wenceslao Villafañe y Benito Galdós, conocido como “El Castillo de La Boca” o también “La Torre del Fantasma”.

¿A qué se debe el segundo apodo? Cuenta la historia que a mediados de la década de 1910, existió una poderosa estanciera de nombre María Luisa Auvert Aurnaud, que repartía sus días en su extensa estancia ubicada en la localidad de Rauch, y el resto del tiempo en un edificio de la capital.

Un día, un hombre de negocios le ofreció este terreno en cuestión, en el cual le sugirió invertir en viviendas ya que ese sitio estaba creciendo gracias a los inmigrantes. La señora accedió y, como tenía ascendientes de Cataluña, le encomendó al arquitecto catalán Guillermo Álvarez que el diseño tuviera un estilo de aquel lugar.

La estadía de Auvert en el Castillo y el comienzo de la leyenda…

4080931

Una vez terminado, Auvert quedó tan maravillada que decidió irse a vivir allí junto a sus empleados y dejar de lado el negocio original de rentar las habitaciones.

Además de adornar el edificio con muebles de tierras españolas, también decoró todos los balcones con plantas exóticas de esa región, entre las que aparecieron los hongos característicos llamados setas, cuyas especies son comestibles y otras son alucinógenas; detalle no menor, más adelante veremos por qué…

Pero un año después, la situación cambió: la señora y sus trabajadores abandonaron el lugar de forma misteriosa, aunque los vecinos de la zona afirmaron escuchar más de una vez gritos de sustos y uno que sentenció la huida de la torre: “¡Me voy, este lugar no lo piso más!”.

La señora instalada nuevamente en su campo de Rauch, encargó a una inmobiliaria de la zona que dividiera en departamentos la estructura para hacer una vivienda de renta, por lo que comenzó a ocuparse con nuevos inquilinos, en su mayoría inmigrantes y artistas.

El misterio de Clementina, la artista que vivió en la torre 

55179783

Según cuenta la historia, al último piso, donde se encontraba la torre, se mudó Clementina, una pintora que armó su atelier en ese departamento donde se pasaba todo el día. Por las tardes, salía a tomar un café en el bar de enfrente donde se quedaba leyendo un libro y llamaba la atención de todos por su particular belleza.

La joven venía del interior, más precisamente de Venado Tuerto, y su padre le pagaba el hospedaje y el estudio, ya que cursaba historia de las artes. Tenía muchos amigos y cada tanto armaba encuentros con otros colegas en su casa.

En una oportunidad, una periodista llamada Eleonora quiso entrevistarla ya que era reconocida en el ambiente, y quería saber un poco más acerca de su carrera. Es por ellos que fueron al taller donde la comunicadora sacó fotos de las pinturas que se encontraban terminadas y otras en elaboración.

Con el correr de los días, comenzaron a suceder cosas extrañas, ya que los vecinos escucharon gritos que provenían del hogar de Clementina, y que culminó con la joven arrojándose al vacío, lo que le provocó la muerte.

La historia de los follets, los traviesos habitantes del lugar y su relación con los residentes del edificio

Almirante-Villafane-GERMAN-GARCIA-ADRASTI_CLAIMA20130805_0033_28

Hasta ahí, nadie entendía el motivo ya que era una mujer alegre y que estaba entusiasmada con el último cuadro que estaba terminando ya que iba a ser la pieza más importante de su próxima exposición.

Pero otro acontecimiento sorprendió a la periodista, ya que al recibir las imágenes que mandó a revelar de las obras que había pintado la joven, observó que en la pintura en cuestión habían tres duendes que no estaban en el momento de ser fotografiados. Como toda persona que ejerce esta vocación, la curiosidad la llevó a investigar todo lo que ocurría.

Para eso, fue a los orígenes del edificio y logró contactarse con su propietaria original, Auvert, quien se encontraba en su estancia. La entrevista se realizó en el jardín, té de por medio, e inevitablemente salió el tema: la señora le preguntó a Eleonora si creía en los duendes, a lo que ella le respondió que no.

Acto seguido, la estanciera comenzó a narrar una leyenda muy antigua de Cataluña, que dice que en los bosques de los Pirineos viven los follets, unos duendes pequeños que duermen en los hongos como los que había usado para decorar los balcones del edificio.

Científicamente, estos seres fueron asociados a los efectos alucinógenos de estas setas, aunque otros dicen que en realidad existen. La característica de estos personajes, según cuentas las historias, es que colaboran con las personas en sus trabajos, pero si se alteran sus travesuras pueden ser terribles.

La señora Auvert detalló que en el edificio de La Boca estos elfos colaboraban con sus sirvientes, hasta que un día uno quiso propasarse con una de ellas, por lo que uno de los empleados lo apartó de forma violenta. Esto derivó en una furia descontrolada del duende que comenzó a hacer de las suyas: desorden, muebles rotos, cuchillos que volaban… un verdadero caos.

Ese fue el motivo por el que decidieron abandonar el lugar sin decir nada, porque obviamente la mayoría no iban a creer lo sucedido, y si la tomaban por loca sabía que la iban a declarar insana y no podría administrar sus bienes.

En cuanto a la artista Clementina, tampoco quedaron claros los motivos de su muerte, aunque algunos señalan que los follets se enojaron por ser fotografiados y por eso no dejaron que termine su obra, escondiéndole los elementos de pintura o manchándole el cuadro, lo que terminó en una gran frustración.

Otras versiones indican que el enojo de estos míticos personajes por lo ocurrido con la empleada se trasformó en resentimiento y, sumado a lo otro, empujaron a la joven al vacío o al menos la llevaron a suicidarse.

Hoy en día, esta historia es conocida como “La leyenda de la Torre del Fantasma” y según algunos habitantes del lugar, por la noche se escuchan pasos de una persona, como así también desaparecen cosas.

Lo cierto es que este edificio, además de llamar la atención por su ubicación y belleza arquitectónica, tendrá de por vida un mito – o suceso real, quién sabe- muy interesante que contar.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri confía en que los gobernadores frenen el “zafarrancho” de Ganancias

A pesar de encontrarse descansando en este fin de semana largo, el presidente habló de política y disparó contra el proyecto de Ganancias del kirchnerismo

Qué gobernadores están con Macri y quiénes lo enfrentan en la pelea por Ganancias

Luego de que Diputados le diera media sanción al proyecto kirchnerista, hay gobernadores de uno y otro lado de la vereda. Conocé el detalle