Estados Unidos

¿Quién era Omar Mateen, el hombre que mató a 50 jóvenes en Pulse?

Según su familia, era un homofóbico y un violento. El FBI lo había investigado, pero no estaba en la lista de posibles asociados al ejército Yihadista

Omar Mateen was identified by authorities as the shooter in the incident

Su nombre es Omar Saddiqui Mateen, y a sus 29 años decidió ingresar en una discoteca de Orlando, Florida, y desató por su cuenta el peor tiroteo de las últimas décadas en los Estados Unidos.

Mateen trabajaba como guarda de seguridad en un centro de detención de menores (se cree que así consiguió las armas para llevar adelante la matanza) y no figuraba en el llamado “listado de terroristas” de Estados Unidos, aunque sí estaba en la mira del FBI junto a cientos de presuntos seguidores del grupo islamista EI.

Hijo de emigrantes afganos, Mateen era musulmán y vivía en la localidad de Port Saint Lucie, a unos 200 kilómetros de Orlando. Está divorciado y tiene un hijo de tres años. Su ex mujer declaró a la prensa estadounidense que Mateen era una persona “inestable” y que le pegaba.

Por el momento, y a pesar de que el joven llamó al 911 declarando su lealtad a ISIS, se desconoce si el asesino pasó por algún proceso de radicalización yihadista. Eso no evitó que una cuenta afín al Estado Islámico colgara en las redes sociales un tuit en que alababa su figura, aunque en ningún momento reivindica el ataque ni dice que fuera uno de sus miembros.

Su padre, Mir Seddique, aseguró hoy que este ataque “no tiene nada que ver con la religión” y contó a CBS que su hijo se había enojado al ver a dos hombres besarse hace sólo un par de meses en Miami.

“Estamos diciendo que pedimos perdón por el incidente. No éramos conscientes de nada de lo que él estaba haciendo. Estamos en estado de shock como el resto del país”, dijo el hombre, cuyo hogar fue rápidamente allanado.

Mientras su padre no dudó en describir a su hijo como un hombre homofóbico, su ex esposa, quién habló con el diario The Washington Post bajo condición de anonimato, destacó que no era una “persona estable” y que la maltrataba.

“Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la ropa no estaba limpia o cosas así”, afirmó la mujer, quien conoció al sospechoso hace ocho años en internet y decidió mudarse a Florida para casarse con él en marzo de 2009.

Al principio, “él parecía un ser humano normal” hasta que se tornó violento, agregó la mujer, quien además destacó que su marido no era muy religioso y hacía ejercicio en el gimnasio con frecuencia.

Además contó que su ex esposo no dio “nunca” señales de haberse radicalizado en un sentido religioso, poseía una pistola de bajo calibre y trabajaba como guardia en un centro de detención de menores.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”