Caso Báez

¿Qué motivos llevaron al hijo de Lázaro Báez a cortarse solo?

Leandro Báez ya presentó dos escritos ante la Justicia. En ellos, el joven apuntó concretamente contra el juez Casanello y Cristina Kirchner. ¿El objetivo? Proteger a sus hermanas y su madre

No tiene dudas y actúa por su cuenta. Leandro Báez está decidido a demostrar que tanto él como su madre y sus hermanas están afuera de cualquiera de los delitos que señalan hoy a su padre y a su hermano Martín.

Según detalla el diario Clarín, no por esto los cree culpable a ellos, pero consideró que era tiempo de tener una estrategia propia.

“Están solos en Río Gallegos, con las cuentas embargadas y recibiendo ellos los oficios judiciales todos los días”, remarcaron desde el entorno familiar que permanece en la capital de Santa Cruz.

Achicar la distancia impuesta por 3.000 kilómetros no es sencillo. Y mucho menos cuando de estrategias judiciales se trata.

En Río Gallegos, donde los vecinos vieron el crecimiento exponencial del patrimonio del empresario K -según la Justicia asciende a 120 millones de dólares-, permanecen las dos hijas mujeres de Báez (Luciana y Melina), su ex esposa (Norma Calismonte) y su hijo Leandro.

Él, con sólo 26 años, habría sido el que decidió buscar dos abogados para desligar de cualquier delito a la familia que se encuentra libre en el Sur.

“Leandro quiere demostrar que la familia, su madre y sus hermanas,están afuera de cualquier delito. Él quiere demostrar que en esos delitos que les imputan a su padre y otras personas no tienen nada que ver ni sus hermanas ni mucho menos su madre”, explicaron desde la defensa del menor de los hijos varones.

Entonces ¿sí cree en la culpabilidad del padre? No, al menos nunca lo dejó trascender.

Leandro es contundente frente a sus abogados Santiago Viola y Claudia Balbín sobre la (supuesta) inocencia de su padre y su hermano Martín, pero dice que no confía en el juez Sebastián Casanello ni en la representación legal de su padre, los letrados Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari.

Con ellos no habría tenido contacto. Pero sus diferencias se las hizo llegar a su padre: “Son lentos y no vemos resultados”. Ese cortocircuito habría llevado a Leandro y a su padre a evitar hablar del caso. “Se brindan apoyo, de la causa no hablan más porque tienen dos visiones diferentes sobre cómo encararla”, dicen cerca de la familia.

La situación judicial de Leandro tampoco es simple. Su nombre se repite en el entramado de negocios de su padre.

Figura en el directorio de Austral Construcciones, dirigió Austral Agro -utilizada para la compra de estancias- y comparte con Martín el directorio de Loscalzos y Del Curto. Además, con su hermana Luciana constituyó Genika, una empresa de alquiler de vehículos y maquinaria pesada.

Con este panorama complejo, en las últimas semanas Leandro decidió ponerse al frente de su familia en el Sur. “Veía que culpaban sólo a su padre y que es el único preso y pensaba que eventualmente podría pasar con su hermano y con él”, explican allegados a la causa. Miedo a la cárcel.

En el redireccionamiento de la causa por la que Leandro acusa al juez Casanello, creyó que no iba a pasar mucho tiempo hasta que “vayan por él y sus hermanas, todos están en las empresas”, indicaron desde la familia. Quiso anticiparse y pese a la resistencia del empresario K y cabeza de la familia, avanzó.

Su defensa estaría exclusivamente concentrada en él. “No hablamos nunca con los abogados de Martín y Lázaro y no lo vamos a hacer, eventualmente a todos nos conviene un juez imparcial”, explicó el abogado Santiago Viola, por la coincidencia de ambas defensas en apuntar a Casanello.

En Río Gallegos la realidad judicial se vive de otra manera. A la casa familiar ubicada en Villarino 126 llegan constantemente oficios judiciales; los dos últimos correspondían a uno de la Municipalidad de Río Gallegos por la deuda generada por no pagar el impuesto inmobiliario y automotor.

Lo recibió Norma Calismonte, ex esposa de Lázaro. El segundo, fue una presentación de 110 trabajadores de Caleta Olivia que hicieron contra Martín y el titular de Austral Construcciones, en aquella oportunidad, estaba Leandro cuando la documentación llegó a la vivienda.

“Hay que estár acá, recibiendo esto, con todas las cuentas embargadas, con los reclamos de las ART, obras sociales, de los trabajadores y sin poder mover un peso ni un papel”, describieron quienes acompañan a la familia Báez en la capital santacruceña.

Los principales socios de Lázaro Báez ya no están, algunos inclusos se fueron de Santa Cruz, y esto incrementó el malestar de la familia.

Los Báez salen poco, casi nada. No se los ve por las calles de Río Gallegos, se están cuidando más de lo habitual. Permanecen en familia y con las personas de mayor confianza, un círculo que se redujo los últimos dos meses, desde que Lázaro quedó detenido en el Penal de Ezeiza.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Imputan a Oyarbide por “falso testimonio”: había dicho no conocer a Angelici

El ex magistrado compartió cenas con el presidente de Boca Juniors, e incluso este último habría asistido como invitado al cumpleaños del retirado juez

El dólar vuelve a dispararse y se ubica en $16,17 para la venta

La divisa minorista continúa en línea ascendente y alcanza un nuevo récord tras avanzar siete centavos. El blue, por su parte, cede un centavo a $ 16,34