Cultura

Buenos Aires oculta: el Palacio Barolo, leyenda y misterios entre Firpo y Dante Alighieri

Símbolo de la Ciudad, este imponente edificio del centro porteño es la cuna de historias de todo tipo. Su relación con "La Divina Comedia", el misterio de la escultura que causó una muerte y la conexión astronómica con Montevideo

p2120014

Por Marina Márquez

La Ciudad de Buenos Aires ofrece un sinfín de edificios ricos a nivel arquitectónico y que esconden muchas historias que merecen ser contadas. Uno de ellos es el Palacio Barolo, en donde se mezclan el arte, ascensores secretos, logias, historia, muerte y muchos misterios.

¿Por qué lleva este nombre? Luis Barolo fue un importante productor agropecuario que llegó a nuestro país desde Europa en 1890 y que, al conocer al arquitecto Mario Palanti, lo contrató para realizar un edificio exclusivo para rentas.

El lugar elegido fue Avenida de Mayo 1370 y Victoria, hoy Hipólito Yrigoyen. Su altura de 100 metros, lo convirtió por ese entonces en el edificio más alto de Latinoamérica, y en uno de los más altos del mundo en hormigón armado.

Con respecto a su función comercial, el Palacio también contaba con ascensores ocultos que Barolo utilizaba para desplazarse de sus oficinas hasta las subsuelos. Además, así evitaba el contacto con los inquilinos que ocupaban las dependencias a partir del tercer piso.

La construcción, que finalizó en 1923, fue bendecida el 7 de julio por el nuncio apostólico Monseñor Giovanni Beda Cardinali. Sin dudas, una de las principales características que atrapó desde un principio a la población fueron las similitudes del edificio con “La Divina Comedia”, obra cumbre de Dante Alighieri.

¿En qué se asemejan ambos? En que están divididos en tres partes: infierno, purgatorio y cielo. Las nueve bóvedas de acceso representan los nueve pasos de iniciación y las nueve jerarquías infernales; además, el faro representaba los nueve coros angelicales. Sobre éste se encuentra la constelación de la Cruz del Sur, que se ve alineada con el eje de Barolo en los primeros días de junio a las 19:45 horas.

Además, la altura del edificio es de 100 metros y 100 son los cantos de la obra de Dante; y a su vez, tiene 22 pisos, tantos como estrofas los versos de la nombrada obra.

Pero hay más. En el pasaje central, el palacio cuenta con nueve bóvedas de acceso que representan al infierno: para Dante, este era el punto de partida en las etapas de iniciación emprendidas para la llegada del paraíso. Cada una de las seis bóvedas transversales, así como las dos laterales, contienen inscripciones en latín, y se pueden distinguir catorce citas que pertenecen en total a nueve obras distintas, manteniendo así, el número que se repite a lo largo de “La Divina Comedia”, según detalla el arquitecto Carlos Hilger en su investigación.

La fantástica relación con la otra orilla del Río de la Plata

Uruguai-Montevideu-3

Quienes hayan visitado la ciudad uruguaya de Montevideo, habrán notado que en la Plaza Independencia se encuentra edificio de características muy similares al Barolo, denominado Palacio Salvo. También diseñado por Mario Palanti, la idea fue enmarcar lumínicamente el acceso a la desembocadura del Río de la Plata, como bienvenida a los visitantes extranjeros que llegaban en barco desde el Atlántico.

Según cuenta una leyenda, respaldada por un hecho astrológico bastante curioso, todos los 4 de junio, exactamente de 19:45 a 20:00, la Cruz del Sur está alineada a la vez sobre el faro del Barolo y del Salvo. Hay quienes sostienen que éste es es un pasaje al Paraíso mismo, que se abre en ese intervalo de tiempo.

Cuenta la historia que alrededor del año 1955, un portero del Barolo llamado Remiggio Lattuda subió al faro en el lapso de tiempo antes mencionado y, al otro día, sólo encontraron su ropa.

El Barolo y sus leyendas: boxeo, muertes sospechosas, y esculturas desaparecidas

inf2_foyer

Volvamos a Buenos Aires. Con el correr de los años, el Palacio Barolo comenzó a llenarse de historias y anécdotas para contar a las generaciones posteriores. Una de ellas, fue cuando, en 1923, anunció a la ciudad el resultado de la histórica pelea de boxeo entre Luis Angel Firpo y Jack Dempsey por el Título Mundial de peso pesado que se realizaba en Madison Square Garden de Nueva York.

Si el faro se encendía de color blanco, significaba que el norteamericano era el ganador, mientras que el verde representaba el triunfo del argentino. En un pasaje de la palea, el oriundo de Junín sacó de ring a Dempsey y el faro se encendió de color verde, pero luego de 19 segundos, el rival volvió a subir y noqueó a Firpo, por lo que el faro, luego de unos minutos, se encendió de color blanco.

Otra curiosidad es que Luis Barolo no pudo ver la obra terminada, ya que murió en 1922 a los 52 años y de forma sospechosa. No está claro si fue un suicidio, un envenenamiento o un ataque cardíaco.

De acuerdo con el director Sebastián Schindel, quien realizó el documental “El rascacielos latino”, Barolo se suicidó no sólo porque no se terminaba el edificio, sino porque desapareció la escultura que representaba a Dante subiendo al cielo que había hecho Palanti.

Según él, la estatua podría haber tenido ocultas en su interior las mismísimas cenizas del Dante. La duda surge debido a que Palanti fue a Trieste, en Italia, a forjar la escultura, cuando podría haberlo hecho acá.

Luego, la obra desapareció y años atrás fue hallada en manos de un coleccionista en Mar del Plata, quien se negó a venderla y, luego de morir, la viuda también rechazó las ofertas. Un tiempo después, la escultura fue mutilada y desapareció nuevamente.

Miembros de una sociedad secreta

monumento_a_dante

Según el mismo investigador, tanto Barolo como Palanti pertenecieron a una logia en la que se cruzan los masones, la logia Fede Santa y Los Templarios. Fede Santa fue formada por Los Templarios, perseguidos por el Papa Clemente V en 1310 que debieron pasar a la clandestinidad.

El doctor y masón Antonio Las Heras aseguró en la película que la escultura que realizó Palanti, y que iba a ser puesta en el hall central del edificio, tiene inscripciones de la orden de Los Templarios que usaba la Fede Santa.

Pese a que hoy en día ya no es el edificio más alto, entre sus oficinas permanecen los secretos y la magia que hicieron del Palacio Barolo uno de los edificios más icónicos del centro de la Ciudad de Buenos Aires.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri