Política

Mauricio Macri insiste: “La justicia está en deuda con la sociedad”

En una entrevista, el presidente aseguró: "Quiero que la gente haga las cosas por elección, no por presión. Y siento que la Argentina va a ser uno de los países con más oportunidades de progreso del mundo"

mauricio_macri

El presidente Mauricio Macri sostuvo en una entrevista que se publicó hoy que “la justicia está en deuda” con la sociedad porque requiere demostrar que actúa con “celeridad, independencia y autoridad”, a la vez que advirtió que no quiere “impunidad” en el país para ningún dirigente.

Asimismo, tomó distancia de las duras críticas que suele vertir la diputada nacional Elisa Carrió sobre el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, al reiterar que “no comparto las visiones que ella tiene” respecto del magistrado porque, dijo, “no es la forma”.

“La Corte Suprema es un poder independiente. Pero bueno, ella tiene sus opiniones particulares”, acotó aunque luego admitió que comparte la idea de que “con la sociedad que la Justicia está en deuda”.

El presidente, en una entrevista que realizó el portal Infobae el viernes antes del episodio de arritmia, apuntó que también “la política está en deuda, los empresarios están en deuda, el periodismo está en deuda, y la Justicia también”.

“La Justicia requiere celeridad, independencia, autoridad, y eso no se lo ha percibido de esa manera, en términos generales. Por supuesto siempre hay casos donde realmente hay buenos jueces”, añadió.

Macri sostuvo que “por parte de los jueces la investigación tiene que ser rigurosa, ir en la búsqueda de la verdad a fondo, y no transformarse en un relato y una interacción diaria con la prensa. La Justicia tiene que hablar cuando tiene algo certero”.

“Yo ya he dicho que vengo a conducir un país que quiero que la gente haga las cosas por elección, no por presión. Y siento que la Argentina va a ser uno de los países con más oportunidades de progreso del mundo”, acotó.

Consultado sobre si había discusiones en el gobierno respecto de la posibilidad de que la ex presidenta Cristina Fernández pueda terminar detenida por las causas judiciales abiertas en su contra, dijo: Tengo que ser muy riguroso en mi compromiso institucional, más allá de las discusiones de café que puedan tener integrantes de mi Gobierno”.

“Mi mensaje es claro, yo no quiero impunidad en mi país, el que las hace las tiene que pagar…”, acotó y cuando le preguntaron si en ese grupo incluía a familiares suyos señaló que a “cualquiera”.

Incluso, alertó: “Voy a ayudar a todos aquellos que trabajen dentro de la ley, al que trabaje por fuera de la ley que conmigo no cuente”.

Macri también se adjudicó como un logro no haber impulsado el juicio político al ex juez federal Norberto Oyarbide al señalar que “eso habla bien de mí, que no soy una persona rencorosa ni vengativa”.

“La verdad que lo que él hizo fue un disparate absoluto, un abuso de autoridad. Pero también acepté el consejo de (el ministro de Justicia, Germán) Garavano, que me pareció inteligente, que si él quería presentar la renuncia que no perdiésemos el tiempo de un año de jury, las complicaciones de eso, los riesgos”, añadió.

Muchas veces, dijo, “más vale pájaro en mano que cien volando. Si se quiere ir, reemplacemos por un buen juez y vayamos reemplazando a todos aquellos que se quieran ir, la puerta está abierta a todos los jueces” “Ojalá que más vayan dando lugar a la renovación. Este país tiene un problema con la renovación. Los dirigentes en general, empresarios, sindicalistas, políticos, jueces, nunca se quieren retirar. Yo les prometo que cuando termino mi ciclo como presidente no me reinvento como senador, ni nada”, aseguró.

DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados