Violencia de género

¿Qué queremos cuando gritamos #NiUnaMenos?

Como el año pasado, mujeres y hombres llegarán este viernes a las 17 hasta la plaza del Congreso a pedir que el Estado ponga fin a los femicidios y proteja a las mujeres en situación de violencia, pero: ¿es eso suficiente?

cartel-niunamenos

Esta semana, una periodista del Huffington Post escribió: “Si sos blanco, lo más probable es que, en algún momento de tu vida, hayas hecho o dicho algo racista”. Lo mismo pasa con el machismo, la diferencia es que el machismo no distingue colores ni nacionalidades, ni tampoco géneros.

Mientras en los foros de las Naciones Unidas la actriz Emma Watson, con la mejor intención pero con una concepción de “primer mundo” sobre el feminismo, pide que se igualen los salarios y que las mujeres sean empoderadas y educadas, en nuestro país una mujer muere a manos de su pareja , ex pareja, amante, conocido amigo o familiar que cree que tiene derecho sobre su cuerpo cada día y medio. Y es una estadística que nos acostumbramos a leer.

¿Qué decimos cuando decimos Ni Una Menos? ¿Estamos pidiendo solamente que deje de haber Ángeles Rawson que aparezcan en un contenedor de basura, que no encontremos más casos como el de Melina Romero al costado de un Riachuelo, que las Claudia Schaefer puedan divorciarse sin terminar apuñaladas 74 veces?.

Quienes nos juntamos este 3 de junio en la plaza frente al Congreso estamos haciéndonos oír y ver porque el machismo mata mucho antes de la primera bala que entra al cuerpo, de que el fósforo raspe contra la caja, de que la burundanga ingrese al organismo.

Queremos decir que el cuerpo de la mujer no le pertenece a nadie más que a ellas, y que nadie debería tener ninguna opinión al respecto. Queremos decir que la agresión verbal que vino mucho antes de la física también debe poder ser denunciada y tomada en cuenta. Queremos decir que la forma en que se mueve, las cosas que hace, lo que se ponen o no se ponen no justifica que las traten como las tratan. Queremos decir que sus vidas también valen, y que no se trata (no se trató nunca) de “meterse” en relaciones conflictivas, con hombres violentos, borrachos o poderosos, y que la cultura de la violación (esa que justifica los abusos, que ve lo femenino como “sexo débil”, y que enseña que las mujeres deben evitar las situaciones de abuso en vez de enseñarle al hombre que “sí es sí” a la hora de tener relaciones) es mucho más grande que todos los femicidios juntos.

Por eso marchamos. Por eso gritamos Ni Una Menos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri