Judiciales

Procesaron al gendarme “Carancho” y lo embargaron por medio millón de pesos

La jueza Arroyo Salgado dictó el procesamiento en relación a los delitos de “falso testimonio y privación ilegal de la libertad agravada”

gendarme carancho

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado procesó sin prisión preventiva pero con un embargo de medio millón de pesos al gendarme Juan Alberto López Torales, por presuntamente haberse arrojado sobre un automóvil durante una movilización de trabajadores.

La jueza dictó el procesamiento en relación a los delitos de “falso testimonio y privación ilegal de la libertad agravada”, por los hechos ocurridos el 30 de julio del 2014, en la autopista Panamericana, durante una protesta de trabajadores despedidos de la multinacional Lear.

López Torales fue procesado por haberse arrojado sobre el vehículo que conducía uno de los participantes en la movilización, Christian Romero, fingiendo que había sido atropellado por éste.

Romero relató: “Me apresto a poner primera marcha y arrancar el vehículo cuando, súbitamente, un gendarme de enormes proporciones directamente se arrojó sobre el vehículo Chevrolet que conducía. Se trató de López Torales. Con toda su humanidad se había tirado sobre el capot provocando una importante abolladura y con su codo golpeó fuertemente el parabrisas haciendo estallar los cristales”.

La jueza Arroyo Salgado había indagado a López Morales a fines del año pasado, a instancias del fiscal federal Fernando Domínguez, pero no fue sino hasta ahora que resolvió su situación procesal.

La magistrada también dispuso el procesamiento de Roberto Ángel Galeano, un militar retirado quien prestaba servicios en el área de seguridad a cargo del ex secretario Sergio Berni, por el delito de “privación ilegal de la libertad agravada por simulación de autoridad pública”.

En cambio la jueza dispuso el sobreseimiento del resto de los imputados, Alberto Daniel Larraburu, Héctor Antonio Herrera Medina, Sandro Javier Garnica, David Héctor Aguilera y Walter Gerardo Rodríguez.

Los dos primeros fueron acusados por el fiscal de “privación ilegal de la libertad y falso testimonio”, y los otros dos por “falsedad ideológica”.

Por el hecho también está abierta una causa civil en la que el conductor del vehículo, Romero, reclama la reparación de los “daños y perjuicios” que supuestamente le causó aquel accionar del “gendarme carancho”.

“Me aplicaron golpes de puño, me arrojaron al piso, me dieron puntapiés, arrastraron mi cuerpo por el pavimento. En tanto que me colocaban las manos hacia atrás, sin que siquiera atinara a algún tipo de reacción, me golpearon, patearon y vejaron entre varios gendarmes. Me esposaron con las manos hacia atrás y me levantaron con el consabido dolor en las muñecas”, describió.

“Sin que nada lo hiciera suponer, me encontraba detenido. Sin haber hecho nada, López Torales había inventado que lo había atropellado y con esta falsa situación promover una detención carente de toda verdad”, en ese expediente.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru