Papa Francisco

Un funcionario se reunió con el Papa y desmintió a Hebe de Bonafini

El Subsecretario de Juventud estuvo con Francisco en el Vaticano dijo que "no es cierto" que el Sumo Pontífice crea que "en la Argentina vivamos un clima como el de 1955"

pedro robledo y el papa

Hebe de Bonafini se reunió el viernes pasado con el Papa y luego del encuentro aseguró que Francisco “estaba triste” porque la situación actual de Argentina “lo hace acordar a 1955”, año en el que Perón fue derrocado por un golpe militar.

“Él no esperaba que pase nada de esto”, señaló la titular de las madres de Plaza de Mayo en una nueva crítica al gobierno actual.

LEA MÁS  Identificaron al pequeño que apareció mutilado al costado de la Ruta 11

Sin embargo, ayer desmintieron a Bonafini. El subsecretario de Juventud y presidente de la juventud PRO, Pedro Robledo, estuvo con el Sumo Pontífice en el Vaticano y dijo que “no es cierto” que crea que “en la Argentina vivamos un clima como el de 1955”.

“Me acerqué a Francisco y le conversé al oído para decirle que confiara en nuestro gobierno, que estábamos trabajando para los que menos tienen y que no crea en los que dicen lo contrario”, relató Robledo.

LEA MÁS  En la Vigilia de Pascua, el Papa criticó la "burocracia paralizante que no permite que las cosas cambien"

Y agregó: “Le dije que no es cierto que somos la derecha, y que se quede tranquilo que estamos trabajando por la unidad, para al menos intentar disminuir la grieta”.

“El Papa me pidió que sigamos trabajando en conjunto y por la paz de todos”, concluyó el presidente de la Juventud PRO.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero