Seguridad

¿Cuáles son los motivos de esta ola de secuestros?

Las internas en la AFI y el Ministerio de Seguridad que paralizan la respuesta oficial. La mayoría son en el Conurbano, con creciente penetración en la Capital Federal

La cola de la luna de miel del gobierno de Mauricio Macri con la sociedad y el escándalo interminable de la corrupción kirchnerista, amortigua el impacto público de un drama mayúsculo: El regreso de la ola de secuestros en la Conurbano, con creciente penetración en la Capital.

Según detalla el portal La Política Online, lo más grave, es la falta de respuesta del Gobierno nacional ante este fenómeno que ya había conmocionado al área metropolitana al inicio del gobierno de Néstor Kirchner, cuando explotó el secuestro del hijo de Juan Carlos Blumberg.

Ese caso sacudió fuerte a la administración de Kirchner que activó un grupo antisecuestros especializado en la SIDE, que fue el encargado de comenzar a lidiar con ese fenómeno, que en la enorme mayoría de los casos incluye policías o ex policías, como vivió el propio presidente Mauricio Macri, cuando lo secuestraron en el inicio de los noventa.

“Para lidiar con esas bandas se necesita inteligencia, escuchas, seguimiento de gente muy pesada y además si se tiene en la mira a policías o ex policías hay que tener la capacidad de probar los delitos que se les imputan”, explicó una fuente al tanto de aquella experiencia.

El problema es que cuando Cristina Kirchner entró en conflicto con la ex SIDE y barrió con sus estructuras, en la refriega también desarticuló estos equipos que el actual gobierno de Macri no reagrupó o reemplazó por gente con el mismo nivel de capacidad.

El único organismo que existía en el Estado con capacidad de hacer inteligencia criminal sobre fuerzas como la Policía Federal o Bonaerense era la ex Side.

Internas

Macri designó al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (ex Side) a su amigo personal y representante de jugadores de fútbol, Gustavo Arribas. Se trata de un hombre sin ninguna experiencia en temas de seguridad e inteligencia. Pero lo peor, es que debajo de él tampoco se designó a profesionales.

Como número dos de la AFI, el amigo del Presidente Nicolás “Nicky” Caputo, ubicó a la ex diputada Silvia Majdalani, cuyo único vínculo con la materia fue su amistad y sociedad en negocios con el ex número uno de la SIDE kirchnerista, Francisco “Paco” Larcher.

Majdalani integró durante la mayor parte del gobierno de los Kirchner la bicameral de inteligencia del Congreso y el principal resultado de esa gestión fue que nunca encontró nada para objetar, pese a que era vox populi que el organismo se usaba para espiar a funcionarios, políticos, empresarios y periodistas, en una flagrante violación de la ley de inteligencia.

Debajo de Majdalani se ubicó el contador Juan José Galea, un dirigente radical vinculado a Daniel “El Tano” Angelici. La AFI de Macri consume así sus energías en las internas entra Arribas, Majdalani y la gente de Angelici; y no ha logrado armar equipos profesionales que le den alguna utilidad pública al organismo.

“El manejo global del gobierno de Macri del tema de la seguridad ha sido por lo menos irresponsable”, explicó una fuente con décadas de experiencia en ese complejo mundo.

El Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece un panorama tan desolador como la AFI. Macri entregó una de las carteras más sensibles a su aliada política, la diputada Patricia Bullrich, casi sin experiencia en el tema, salvo un breve paso por la Secretaria de Políticas Carcelarias durante el gobierno de la Alianza.

Como número dos ubicó a Eugenio Burzaco, a quien en su momento tuvo que desplazar en la Ciudad de la jefatura de la Policía Metropolitana por su fracaso en el área. Repitió así, una incomprensible lógica de empinar a nivel nacional a funcionarios de los que había prescindido en la Ciudad por su fracaso en instrumentar políticas públicas, como el ministro de Salud, Jorge Lemus.

El tercero en la línea de conducción es Juan Patricio Furlong, un economista designado por el kirchnerismo como director de la Anses en empresas, también vecino y amigo de Larcher. El principal mérito de Furlong para llegar a la estratégica subsecretaria de Delito Organizado y Complejo, es ser socio de Burzaco en una consultora sobre la materia.

Como en la AFI la interna en el Ministerio de Seguridad es total, al punto que Patricia Bullrich y Burzaco apenas si toleran compartir el mismo espacio físico. No sólo tienen agendas paralelas sino que se ocultan información clave y viven desestabilizándose uno al otro.

Así, no hay manera de encarar una lucha muy compleja como es el ataque a bandas de profesionales dedicados al secuestro.

Lo que oculta el caso Mercuri

El ex presidente de la Cámara de Diputados bonaerense Osvaldo Mércuri, fue secuestrado junto a su mujer, la diputada María Elena Torresi, dos de sus hijos y la mujer de uno de ellos, en pleno centro de Lomas de Zamora a las ocho y media de la noche. Les cruzaron una camioneta y cuatro hombres, muy profesionales y portando armas automáticas de alto calibre, los redujeron.

Los separaron en dos autos y los tuvieron durante dos horas circulando a altísimas velocidades por los barrios mas pesados de esa zona del Conurbano Sur, hasta que apareció la plata de rescate. El otro hijo de los Mércuri es viceministro de María Eugenia Vidal.

Días atrás habían secuestrado a un fiscal en la misma zona. O sea, la impunidad es total.

La semana pasada también secuestraron a una chica de quince años en el barrio de Belgrano a plena luz del día y hubo otros casos en la Capital que no trascendieron. Lo mismo ocurre en el Conurbano, como reveló hoy en su tapa el diario La Nación y confirmaron fuentes al tanto del caso Mércuri. Son muchos más los casos, que los que cantan las estadísticas oficiales.

Las fuentes consultadas, confirmaron que se sospecha que operan bandas de policías exonerados, en algunos casos con complicidad de policías en actividad, que liberan zonas claves.

En Capital esta situación se agravó por otro movida irresponsable del Gobierno. El traslado apresurado de la Policía Federal a la Ciudad, abrió una feroz interna en esa fuerza por el control de la calle, entre los mandos que quedaron en la esfera federal y lo que ahora dependen del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Producto de esa interna, voló por el aire el experimentado jefe de fuerza, Román di Santo, abriendo una crisis que sigue irresuelta.

El gobierno de Macri está así en el peor de los mundos. Sin reacción, sin inteligencia y sin capacidad operativa real para enfrentar un delito complejo de altísimo impacto público. Lo más grave, confirmaron a LPO fuentes al tanto de la situación, es que esta situación todavía no fue presentada al Presidente, en todo su alcance.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

¿Sobornos? Denuncian que Scioli utilizaba como propio un avión de un millonario italiano

El fiscal Álvaro Garganta sospecha que el ex gobernador usó un avión lujoso de Mario Continidurante 2014 y 2015 para la campaña presidencial. ¿Cómo fue el rol del empresario aeronáutico Gustavo Carmona?

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”