Política

La conmovedora historia de la hija del ministro Esteban Bullrich

El funcionario habló en Intratables del difícil momento que vivió tiempo atrás cuando a su familiar le detectaron cáncer. Además, explicó cómo esto le cambió la vida y su forma de ver las cosas. Mirá el video

Durante su paso por el programa Intratables que conduce Santiago del Moro, el ministro de Educación Esteban Bullrich habló del difícil momento que vivió tiempo atrás cuando a su hija le detectaron cáncer. Además, explicó cómo esto le cambió la vida y su forma de ver las cosas.

El dirigente del frente Cambiemos, contó que por esta situación tuvo un acercamiento al Papa Francisco cuando el Sumo Pontífice se desempeñaba como arzobispo de Buenos Aires y consideró la cura de la nena como “un milagro”.

“No soy amigo de Bergoglio. Cuando asumí como ministro de Educación en la ciudad empecé a tener contacto con él como arzobispo de Buenos Aires. Luego pasamos una situación difícil en mi familia y él me acompañó mucho. Ahí tuve una relación más de persona que no creía mucho con el párroco. Y empecé a creer más”, explicó Bullrich respecto a la relación con el Papa.

LEA MÁS  Cristina Kirchner consiguió permiso del juez y se va de gira por Europa

Para él su hija vivió dos milagros: uno cuando superó la primera aparición de la enfermedad, y otro más tarde cuando le apareció un tumor maligno en el hígado.

“Mi hija tuvo cáncer a los siete años y después le volvió aparecer una mancha en el hígado. Se la sacaron el 19 de marzo y justo fue el día en el que a Bergoglio lo coronaron Papa. A mi hija le sacaron tejido, el patólogo dijo que era maligno pero lo analizaron durante 22 días y resultó que no”, relató el ministro y agregó: “Le había pedido por carta a Francisco que rece por ella (su hija)”.

LEA MÁS  La durísima carta que Rovito le dejó al nuevo presidente del INCAA

Por otra parte, Bullrich y su familia tenían un viaje planeado a Roma un mes después de la cirugía; en esa oportunidad conocieron al Sumo Pontífice.

Para el funcionario, la situación le cambió la vida. “Iba a misa pero para cumplir pero después entendí que lo más importante es que no tenemos el control de nuestra vida, que cuando se cree que está todo bien, todo bajo control, no es así, y que uno tiene que tener mucha fe. Me ayudó a entender y valorar las cosas. Es muy importante poder valorar lo que uno tiene, vivir con alegría y esperanza cada día y disfrutar el enorme regalo que es que estemos acá. Entender que lo que ahora está puede no estar mañana, no perder el tiempo en pequeñeces, no gastar energía en cosas que no valen la pena y pedir. Antes era mucho más soberbio, aprendí a ser más humilde y a pedir ayuda”, confesó el ministro de Educación.

LEA MÁS  Cambios en embajadas: el Gobierno oficializó tres nombramientos

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO