Política

El gobierno de Macri no quiere a Cristina Kirchner presa

Ni el PRO ni los radicales dirigidos por Ernesto Sanz quieren a la ex presidenta tras las rejas. Para el Gobierno, tener un peronismo fraccionado tiene su rédito. Sacar del partido a Cristina significa allanarle la cancha al justicialismo

LA PRESIDENTA, CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER Y EL JEFE DE GOBIERNO, MAURICIO MACRI EN LA INAUGURACION DE LA AUTOPISTA ILLIA. EL 03_06_2014
FOTO: FABIAN MARELLI

Ya no es un secreto, al menos entre quienes están en el círculo cercano al presidente Mauricio Macri, que ni el PRO ni los que responden a Ernesto Sanz, no quieren ni de cerca que la ex presidenta Cristina Kirchner termine presa.

El argumento que utilizan es que no quieren tener problemas con las movilizaciones de La Cámpora, por temor que se desarrollen incidentes y se desencadene una muerte no deseada. Pero la realidad es otra.

Según narra el diario digital Informador Público, el objetivo real es que Cristina esté en libertad para dividir al peronismo, cuestión imprescindible para que Cambiemos gane la elección de senadores en el año 2017. Y en ese sentido apunta la intención del gobierno de eliminar las PASO, porque creen que Sergio Massa quiere utilizar ese mecanismo para derrotar al cristinismo.

El Gobierno lo que busca es que haya dos peronismos: el de Randazzo y el de Cristina, y un neoperonismo y socialismo con Massa y Stolbizer.

Según el mismo medio, la decisión es que sólo Lázaro Báez y Cristóbal López paguen los platos rotos, y quizás también Julio de Vido y Ricardo Echegaray, pero nunca la ex presidente de la Nación.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”