Cultura

El origen de las palabras “pelotudo” y “boludo”

El verdadero significado de estos dos términos, que hoy en día se emplean como insulto o modismo del dialecto cotidiano, proviene de los gauchos que protagonizaron las Guerras de la Independencia

8016_1600x1200-wallpaper-cb1267712766

Los términos “boludo” y “pelotudo” son utilizados a diario, muchas veces como insulto y también con otras intenciones, pero no todos conocen su origen.

En las Guerras de la Independencia, nuestros gauchos peleaban contra un ejército de lo que en aquella época era el Primer Mundo, ya que contaban con una maquinaria de guerra con disciplina de las mejores academias militares, armas de fuego, artillería, corazas, caballería, el mejor acero toledano, y demás.

Nuestros gauchos, los montoneros, de calzoncillo cribado y botas de potro con los dedos al aire, sólo tenían para hacerles frente pelotas, piedras grandes con un surco por donde ataban un tiento, bolas (las boleadoras) y facones, que algunos amarraban a una caña tacuara y hacían una lanza precaria.

LEA MÁS  Indignante video: arrastran por la calle a un abuelo para llevarlo al geriátrico

Muy pocos contaban con armas de fuego, sólo algún trabuco naranjero o arma larga desactualizada. Entonces, para hacerles frente, se organizaban de la siguiente forma:

Los gauchos formaban tres filas, la primera era la de los pelotudos, que portaban las pelotas de piedra grande amarradas con un tiento. La segunda era la de los lanceros, con facón y tacuara, y la tercera eran los boludos con sus boleadoras o bolas.

LEA MÁS  "Hacer la guerra para la liberación": el manual de la RAM para pelear y adoctrinar

Cuando los españoles cargaban con su caballería, los pelotudos los esperaban a pie firme y les pegaban a los caballos en el pecho, que de esta manera rodaban y desmontaban al jinete y provocaban la caída de los que venían atrás. Luego, los lanceros aprovechaban esta circunstancia y pinchaban a los caídos.

Para terminar, los boludos, que venían atrás, los remataban en el piso.

¿Pero en qué momento este término adquirió un diferente significado? Por el año 1890, un Diputado de la Nación aludiendo a lo que hoy llamaríamos “perejiles”, dijo que no había que ser pelotudo en referencia a que no había que ir al frente y hacerse matar.

LEA MÁS  El misterioso WhatsApp que envió uno de los 44 tripulantes a su familia

Entonces, además de aguerrido, hay una segunda acepción que sería similar a estúpido. Con el tiempo esto también se le adjudicó a la palabra boludo, que luego también el imaginario popular lo incorporó como al que los genitales grandes le impedían moverse con facilidad.

Hoy en día, puede ser usado como insulto grave o modismo del dialecto cotidiano, sobretodo en las generaciones más jóvenes.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

Intendentes http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/intendentes.jpg
Política

Intendentes del PJ cuestionan el tarifazo nacional pero suben las tasas un 30%

Salieron al cruce de los aumentos de servicios impulsados por el Gobierno, pero en sus pagos chicos aplicarán importantes incrementos
Chile http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/chile-1.jpg
Elecciones en Chile

Chile, un ejemplo a seguir: diálogo telefónico entre Bachelet y Piñera

La Presidente saliente y el ganador del ballotage repitieron un gesto democrático que simboliza la transición democrática
Noticia-89630-acep23-1 http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/noticia-89630-acep23-1.jpg
Salud

¿Qué hacer cuando te quemás la lengua?

¿No pudiste esperar a probar ese rico plato y, de la ansiedad, te quemaste? Mirá cómo hacer para que se alivie de inmediato
http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/dad-kids-drawings-thomas-romain-3-5a364443185b8__880.jpg
Arte

Convierte los garabatos de sus hijos en personajes de animé

Thomas Romain es un artista de anime francés que vive en Tokio y ha trabajado en varias series populares; además, nos divierte con estas creaciones
http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/retifismo_0.jpg
Sexualidad

¿Sabes qué es el retifismo?

Conocé de qué se trata este fetichismo