Crisis en Venezuela

Democracia extinguida: Venezuela, cada vez más cerca de un régimen militar

De los 30 ministerios que hay actualmente en el país, ocho están a cargo de militares en actividad o retirados. La opinión de dos especialistas. ¿Cómo sigue la situación?

La situación es caótica y preocupa. De los 30 ministerios que hay actualmente en Venezuela, ocho están a cargo de militares en actividad o retirados. Que Defensa o Inteligencia se encuentren bajo el ala de las Fuerzas Armadas (FFAA) es cuestionable, pero puede tener cierta lógica.

Según detalla el portal Infobae, lo que resulta incomprensible en democracia es que generales y coroneles sean los responsables de carteras como Interior y Justicia, Alimentación, Pesca y Agricultura, Energía Eléctrica, Vivienda y Producción Agrícola. Es algo que recuerda mucho a las dictaduras.

El militarismo está en los genes del chavismo. El teniente coronel Hugo Chávez irrumpió en la vida política venezolana el 4 de febrero de 1992, con un intento de golpe.

La Revolución Bolivariana, que comenzó siete años después por la vía democrática, nació con una fuerte impronta militar.

“Chávez y Maduro comparten el objetivo de unas FFAA bien equipadas y adiestradas dentro de la doctrina socialista del pueblo en armas, con una alta imbricación entre lo civil y lo militar. La diferencia es que en la época de Chávez la independencia de las FFAA era muy limitada, porque él definía todos los parámetros. Con Maduro tienen más autonomía”, explicó Ricardo Sucre Heredia, profesor de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela.

Conductor de autobuses y sindicalista, Nicolás Maduro se sintió en la necesidad de sobreactuar su cercanía con las FFAA desde el comienzo de su gestión.

Con la estrepitosa derrota en las elecciones del 6 de diciembre, apoyarse en ellas se volvió una estrategia de supervivencia.

Sin ese respaldo sería imposible para él gobernar desconociendo a la oposición luego perder el control de la Asamblea Nacional y el beneplácito de la opinión pública.

“Maduro amplió las funciones y competencias de los militares bajo ese marco general del chavismo porque no proviene de sus filas, como sí sus principales rivales internos (principalmente Diosdado Cabello). Eso lo llevó a construir su propio sistema de lealtades dentro de las FFAA”, dijo Víctor M. Mijares, profesor de la Universidad Simón Bolívar, de Venezuela, e investigador del German Institute of Global and Area Studies de Hamburgo, Alemania.

Para ganarse a las FFAA, el Presidente les entregó áreas clave de la administración pública y de la economía. “Les dio controles plenos sobre la minería y creó una empresa estatal de administración militar que tendría el control de parte de las reservas de petróleo y gas —continuó Mijares—. Como consecuencia, el país se encuentra en una situación de parcial tutelaje militar, en el que la fuerza parece ser ya no el último, sino el principal sostén del gobierno”.

Otro caso testigo es el sector de la alimentación. En enero designó al general de Brigada Marco Torres como ministro del área, que a su vez puso a compañeros de armas al frente de muchas empresas productoras y distribuidoras de alimentos.

Para tener una dimensión de su poder basta mencionar que antes había sido ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública.

Esta militarización de la política, la sociedad y la economía, una realidad desde hace tiempo en Venezuela, se puso por escrito el pasado lunes 16 con la publicación del Decreto N° 2.323, que estableció el “estado de excepción y emergencia económica”.

Entre otras cosas, le concedió más atribuciones represivas al presidente y dispuso que las FFAA deben “garantizar la correcta distribución y comercialización de alimentos y productos de primera necesidad”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

La inflación del Congreso llegó a 1,9% en noviembre

El índice de consultoras privadas midió un aumento del IPC que alcanzó el 43,4% anual

Dura crítica de Elisa Carrió a Massa por Ganancias: “Los argentinos creen en mentirosos fascistas”

Desde Miami, la diputada y aliada del Gobierno advirtió que “en Estados Unidos cayó muy mal entre los empresarios la maniobra” de la oposición para anular el proyecto del oficialismo