Política

Echegaray espió a Macri y a su entorno desde la AFIP

El actual titular de la Auditoría General de la Nación violó el secreto fiscal durante el segundo semestre del año pasado en búsqueda de información confidencial, secreta y privada del actual Presidente y sus allegados

ricardo-echegaray-151

Durante el segundo semestre del año pasado, Ricardo Echegaray filtró en forma ilícita el sistema informático secreto de la AFIP y espió de forma ilegal a Mauricio Macri y a todo su entorno.

Entre octubre y noviembre, el ex jefe del organismo aceleró los trabajos que consistieron en buscar información confidencial, secreta y privada del entonces Jefe de Gobierno porteño con un serio agravante: ninguna de las figuras afectadas por el espionaje ilegal eran “contribuyentes en fiscalización o con investigación previa a una fiscalización”.

Según el informe del diario Clarín,  Juliana Awada, y amigos del circulo íntimo de Macri como Nicolás Caputo, Angelo Calcaterra y Cesar Tortorella, fueron algunos de los perjudicados.

Esta filtración fue ratificada a través de una auditoría interna de la propia AFIP y la información está bajo estricto secreto por su gravedad. En sus conclusiones, en poder de sólo tres actuales funcionarios de la institución, se desprende que Echegaray había creado un “área especifica” para conocer secretos patrimoniales y movimientos económicos de políticos, banqueros, empresarios e integrantes de la Justicia.

Alberto Abad, jefe actual de la AFIP, calificó en la intimidad a la maniobra de Echegaray como “una verdadera fábrica de dossier”. Para eso su antecesor trabajó con Guillermo Michel con una consigna: se cerraba una oficina al ingresar a ella el grupo encargado de bajar datos sensibles de un conjunto de contribuyentes.

La auditoría interna confirmó que también se sacó información confidencial de Elisa Carrió, Margarita Stolbizer, Martín Lousteau, Eduardo Amadeo y el juez Claudio Bonadio, según detalla el informe realizado por Marcelo Bonelli.

También hubo empresarios que sufrieron espionaje; como Jorge Brito y Héctor Méndez, que fueron titulares de Adeba y la UIA respectivamente.

El próximo paso sería que la AFIP haga una denuncia penal contra Echegaray y todo su equipo por el espionaje ilegal del sistema y la ruptura del secreto fiscal con fines de persecución política. Por lo pronto, este asunto ya está en manos de los  jueces Sebastían Casanello y Claudio Bonadio, y el fiscal Gerardo Pollicita.

El objetivo del funcionario era presionar a los afectados, obtener favores políticos y buscar protección en el llano. Logró que la Justicia en un trámite exprés le cerrara una serie de causas antes de diciembre y la Cambiemos evaluó seriamente dejarlo al frente de la AFIP después del triunfo de Macri. Al final se refugió en la Auditoría General de la Nación.

Por esto ya declararon dos funcionarios jerárquicos de la actual AFIP: Juan Santos, jefe de Grandes Contribuyentes, y Jaime Mecikovsky titular de DGI Interior. Ambos habrían dado precisiones y revelado cómo se hicieron las tareas ilegales. Uno de ellos identificó las computadoras y los funcionarios que realizaron las capturas de los datos de Macri, su entorno y los otros políticos.

Echegaray tiene aún “topos” en el organismo y está al tanto de que descubrieron su maniobra. Por eso armó un relato: acusa a los actuales funcionarios de la AFIP de lo que se hizo durante sus últimos seis meses de gestión. Para eso tiene el apoyo de los medios de Cristóbal López, detalló Clarín.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017

El hijo de Ricardo Lorenzetti se accidentó en la autopista Rosario-Santa Fe

El vehículo mordió la banquina y se despistó. Días atrás, el presidente de la Corte Suprema protagonizó un choque con una moto en la ciudad de Rafaela