Política

Provincia quebrada: en 2015, Scioli dejó el déficit financiero más grande en ocho años

El ex gobernador de Buenos Aires tuvo una faltante de 21.470 millones de pesos en su último año de mandato, lo cual implica un deterioro de 22.270 millones en relación al 2014, que tuvo un superávit de 800 millones

Daniel-Scioli

En su último año de mandato en la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli dejó un déficit financiero de 21.470 millones de pesos, el más alto en sus ocho años de Gobernación. Se trata de una merma de 22.270 millones en relación al superávit de 800 millones de pesos que tuvo en 2014.

Así lo informó hoy el Ministerio de Economía de la provincia, que destacó que el gasto corriente aumentó once puntos porcentuales que los ingresos totales (46,3 por ciento contra 35,1 por ciento).

“A contramano del gasto de capital, que se subejecutó en un 27% y que penas al alcanzó al 3,7% del gasto total, los gastos corrientes (concentrados en política salarial e incorporación de personal) superaron en un 23% la pauta presupuestaria, explicando íntegramente el incremento del déficit”, destacó Economía en un comunicado.

Gastos con un exceso en demasía. “La deuda pública provincial registrada aumentó un 35% durante 2015 (unos $ 31.774 millones), además de otras obligaciones no registradas como el diferimiento de los pagos a proveedores y contratistas, acumulando una deuda flotante de aproximadamente $ 8.000 millones”, sumó el texto.

“Esta deuda exigible fue normalizada durante el primer cuatrimestre de 2016 mediante la entrega de bonos de cancelación de deuda con proveedores”, concluyó Economía.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición