Economía

Qué investiga Bonadío y cómo funciona el dólar futuro en el Central

Se trata de un mercado legal en el que intervienen bancos, empresas y particulares. Por los contratos firmados estando Vanoli frente al Central, el Gobierno de Mauricio Macri ya debió pagar $ 70.000 millones

Banco-Central

El juez federal Claudio Bonadio procesó hoy a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la causa de la venta de dólar futuro. El magistrado investiga si la ex mandataria y el directorio del Banco Central cometieron los delitos de incumplimiento de deberes de funcionario, defraudación al Estado y lavado de dinero con la operatoria, absolutamente legal, de contratos que apuestan a cuánto va a valer el dólar contra el peso en 2016. A grandes rasgos, se cree que los funcionarios K mintieron deliberadamente en sus cálculos acerca de cuánto valdría el dólar para este año, ya que sabían previamente que el precio que informaban no podría cumplirse.

La compraventa de contratos de dólar a futuro es una de las tantas operatorias financieras del país. Consiste, a grandes rasgos, en una apuesta virtual -no hay movimientos de dinero físico inmediato- por el que se proyecta a cuánto va a cotizar el dólar a tipo de cambio oficial contra el peso. Se realiza en dos mercados: el Mercado Abierto Electrónico y el ROFEX.

Una parte se compromete a vender a ese precio y, la otra, a comprar. En realidad nunca se intercambian dólares, sólo se compensan las diferencias entre el precio pactado y el valor que tiene el dólar a la fecha de vencimiento del contrato.

Operan bancos en el MAE, y empresas y particulares con una cuenta en una casa de bolsa en el ROFEX. Todos deben presentar garantías para operar. Es decir, no es un negocio para cualquiera. El Banco Central es el regulador del mercado de dólar a futuro pero también opera en él desde 2005.

La mesa de operaciones del BCRA interviene en esta plaza como vendedora en situaciones de fuerte expectativa de devaluación como la actual. Y vende a un precio menor al que ofrecen los privados, en teoría para desincentivar apuestas contra el peso.

A pagar los platos rotos

La venta de contratos de dólar futuro que hizo el Banco Central bajo el mandato de Alejandro Vanoli, terminó perjudicando seriamente al nuevo Gobierno de Mauricio Macri, quien debió pagar los costos económicos pero también políticos de la maniobra K.

El Banco Central ya pagó unos $ 70.000 millones. La cifra surge de los casi $ 45.000 millones que se perdieron en el mercado de futuros de Rofex y $ 25.000 millones por MAE, segmento donde operan los bancos. En monto de contratos, los dos mercados de futuros venían igual, hasta que los rosarinos le levantaron los límites al BCRA. Con ese dinero se podrían haber pagado casi 12 millones de salarios mínimos vitales y móviles de $ 6060 cada uno.

Desde Cambiemos, ya venían quejándose de esta cuestión desde antes de asumir. En su momento, Prat Gay definió lo hecho por Vanoli como una “timba financiera que sacrifica las reservas de todos los argentinos”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas