Política

¿El Gobierno trata de enfriar el “mani pulite” argentino” por temor?

Algunos jueces y fiscales federales, cuya imagen había quedado ligada a la complacencia con el kirchnerismo, considerarían que con los casos Báez, Fútbol para Todos y dos o tres más, ellos ya estarían blanqueados y no sería necesario abrir una Caja de Pandora

La Justicia y la política en la misma vía. La contraofensiva judicial kirchnerista -dirigida por Julio de Vido- dejó su impronta en el curso del extraño mani pulite criollo.

Según indica el portal Informador Público, los voceros K amenazaron sin muchos miramientos al gobierno nacional con que, si CFK y el ex ministro de planificación son citados a prestar declaración indagatoria, empezarían a dar a conocer cómo funcionó la participación de IECSA -la constructora de los hermanos Calcaterra (y ex empresa de Franco Macri), que son primos del presidente- en numerosas adjudicaciones de obras públicas nacionales.

La reacción oficial tuvo dos tiempos contrapuestos. Primero, el Ministro de Justicia Oscar Garavano declaró que sería muy malo para la imagen del país que la ex presidente fuera presa. Luego, ante la magnitud de semejante despropósito, el propio Macri enmendó la plana aclarando que se debe hacer justicia caiga quien caiga. Pero en las oficinas de la ex presidente hay una sensación de menor tensión.

Reina allí el convencimiento de que el Juez Federal Casanello está muy lejos de citar a Cristina a su despacho y que lo propio ocurriría en otras causas ligadas, como por ejemplo la de Hotesur.

El espectáculo mediático sobre el lujo y la ostentación del imperio de Lázaro Báez marcaría -al menos por ahora- el límite de los avances concretos. En este mismo terreno, el Fiscal Federal Guillermo Marijuán habría omitido el allanamiento a 5 estancias de Lázaro Báez, que así se salvaron de la pesquisa judicial.

“En términos puramente políticos, una citación judicial a CFK en medio de la batalla por la sanción de la ley antidespidos sería irritar peligrosamente al peronismo”, explicó un alto funcionario del PRO.

En realidad, la clave no pasa por lo que ocurra en estos días sino por la tendencia que se va esbozando. Para algunos especialistas en los secretos de Comodoro Py, el mani pulite que asomaba puede estar empezando a desinflarse.

Algunos jueces y fiscales federales, cuya imagen había quedado ligada a la complacencia con el kirchnerismo, considerarían que con los casos Báez, Fútbol para Todos y dos o tres más, ellos ya estarían blanqueados y no sería necesario abrir una Caja de Pandora que quién sabe a dónde podría conducir.

Por ejemplo, el 12 del mes pasado, la Sala IV de la Casación, integrada por los jueces Juan Carlos Gemignani, Mariano Borinsky y Angela Ledesma, resolvió revocar la decisión de la Sala I de la Cámara Federal que había excluido como medio de prueba la grabación secuestrada en un allanamiento a la sede de la empresa Skanska y reabrió la causa.

Además, la Cámara ordenó “imprimir celeridad al trámite de la investigación” en manos del juez federal Sebastián Casanello y paralizada desde 2011. Que se sepa, Casanello aún no dictó una sola medida para concretar la nueva investigación.

Otro síntoma lo da el Juzgado Federal N° 5, que dejara vacante Norberto Oyarbide con su renuncia. Allí se acumulan numerosos fallos altamente cuestionables que favorecieron a no pocos funcionarios K, pero ningún fiscal parece tomar la iniciativa de plantear la revisión de estos pronunciamientos.

Por su parte, la Oficina Anticorrupción, a cargo de la ex diputada nacional Laura Alonso, acompaña con su inacción el aletargamiento del mani pulite criollo.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

El día que Néstor Kirchner decidió no pagar Ganancias por decreto

Tal como reveló el titular del GEN bonaerense, Gerardo Milman, el ex presidente tomó esa decisión en 1997, cuando era gobernador de la provincia de Santa Cruz