Política

Diego Bossio, el más kirchnerista de todos

El nuevo "ángel blanco" del peronismo local cuenta con un lastre político que no lo deja volar lejos del kirchnerismo, donde nació, creció y tomó cuestionadas decisiones al frente del Anses

diego-bossio

Por Alfonso Grau

Diego Luis Bossio, el Borocotó de nuestros tiempos modernos. Fue uno de los hombres más cercanos a la ex presidente. Un tapado que desde un organismo clave como el ANSES acumuló una suculenta caja para el uso indiscriminado de fondos que le permitió lanzar una efímera precandidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires y que luego, obligado al “baño de humildad” que le propinó Cristina Kirchner, armó filas de la mano del ex motonauta.

Un personaje que en el futuro cercano se aventuraba en convertirse en “El próximo Cajero”. Daniel Osvaldo Scioli le había prometido nada más y nada menos que reemplazar al “Gran” Julio De Vido. El tesoro más codiciado de la Argentina. Las urnas hablaron y le dijeron lo contrario.

Los tiempos “cambiaron” y el joven tandilense no se quedó atrás. Ávido para los negocios, y viendo cómo el partido que lo acunó en sus filas políticas se desmoronaba entre peleas y chicanas por la derrota sufrida, pegó un portazo con el bloque de diputados K y se refugió de lleno en los brazos del justicialismo. Incluso, y aunque parezca tragicómico, fue el primero en admitir que “él nunca había sido kirchnerista”. Sí leyó bien.

La lluvia de críticas no tardó en llegar. Hasta Aníbal Fernández lo acusó de “traidor que se pasó 4 años aplaudiendo hasta que le sangraron las manos a Cristina”. Un dato de color que pasó desapercibido para muchos es que la “Morsa” pensó en Diego Bossio para ser su “compañero de fórmula” y competir juntos por la gobernación bonaerense.

Bossio busca rejuvenecer a un peronismo que muta de generación en generación. Pretende lograr extirparse ese tumor que tiene en su ADN: ser kirchnerista y, especialmente, cristinista.

¿Qué responsabilidad le cabe a la persona que decidía mediante la timba financiera hipotecar el futuro de nuestros abuelos y cumplir con los caprichos de política económica de Cristina Fernández de Kirchner? El Fondo de Garantía de Sustentabilidad funcionó como una suerte de ruleta rusa para cumplir con esos deseos. Remataban y regalaban bonos a través del contado con liquidación a precios viles a costa de contener un dólar que vivía con respirador artificial, generando pérdidas millonarias.

Mientras estuvo al frente del organismo, se opuso de lleno a implementar el 82% móvil para los jubilados, ya que eso, supuestamente, llevaría a “la quiebra de la Argentina”.  Tampoco acataba los fallos de la mismísima Corte Suprema de Justicia. Muchos jubilados han fallecido a la espera de poder cobrar un juicio que debió haberse pagado hace mucho tiempo.

Mientras todo eso pasaba, Bossio destinaba millones de pesos de los jubilados en forma de pauta para el programa ultra oficialista 678, libraba presuntos pagos irregulares a la petrolera venezolana PDVSA y siguen en duda los negocios realizados con las empresas de los hermanos Eduardo y Edgardo Wassi, que hoy están siendo investigados por la Justicia.

Bossio pretende lograr la renovación del movimiento peronista acompañado de la liga de gobernadores. Un camaleón que parece haberse despegado a tiempo, pero que en su conciencia deberá sobrellevar con la pesada herencia y su rol protagónico en la famosa y mal llamada “década ganada”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri confía en que los gobernadores frenen el “zafarrancho” de Ganancias

A pesar de encontrarse descansando en este fin de semana largo, el presidente habló de política y disparó contra el proyecto de Ganancias del kirchnerismo

Qué gobernadores están con Macri y quiénes lo enfrentan en la pelea por Ganancias

Luego de que Diputados le diera media sanción al proyecto kirchnerista, hay gobernadores de uno y otro lado de la vereda. Conocé el detalle