Deportes

Explosivo ranking con el crecimiento de la deuda de los clubes de fútbol

Durante los últimos diez años, y pese al ingreso del Fútbol para Todos, las cifras de las instituciones crecieron en un 473%. Te contamos los diferentes casos y montos

No es un secreto: la AFA es el Fondo Monetario de los clubes argentinos. En los últimos 10 años, prestó una montaña de dinero en forma de adelantos televisivos, canje de cheques, pago de embargos y hasta sueldos atrasados de los futbolistas profesionales.

Según indica el diario La Nación, como la Asociación siempre entregó divisas sin interés y nunca se preocupó por la devolución de los fondos, terminó desfinanciada. Las cuentas muestran que en abril de este año los clubes afiliados le debían algo más de $ 985 millones.

La cifra implica una mejora de alrededor de $ 25 millones en relación con el rojo que exhibían las cuentas de los clubes con la casa madre del fútbol argentino el año pasado, en el que los compromisos superaron los $ 1000 millones y habían aumentado cerca de cinco veces (473%) con respecto a 2006. Hace una década, los clubes debían algo más de $ 176 millones a la AFA.

Los números también muestran que el Fútbol Para Todos, cuyo objetivo era fortalecer las economías de los clubes, fracasó en el intento. No consiguió que las instituciones dejaran de alimentarse de la AFA. En 2009, el rojo de los clubes con la Asociación era de $ 348 millones (un incremento del 27% con relación a 2008).

Al 31 de diciembre de 2010, a un año y cuatro meses de instalado el programa que llevó el ingreso por los derechos televisivos de $ 268 a $ 600 millones anuales, la deuda global de los clubes ya había crecido un 38% y se ubicaba en los $ 479 millones.

Ayudar a los clubes en problemas económicos fue una herramienta de Julio Humberto Grondona para amasar poder.

El histórico presidente de la AFA atendía a todos los dirigentes que se presentaran en su despacho. Grandes, chicos y medianos. El gen grondonista está impregnado en los clubes que más compromisos contrajeron con la casa del fútbol.

El primero es Independiente, que hoy le debe a la AFA siete veces más que en 2006. Julio Comparada, primero; Javier Cantero, después, y Hugo Moyano, desde julio de 2014, contribuyeron a que los Rojos hoy le deban a la AFA $ 100 millones. El número, es cierto, se redujo en los primeros meses de este año: en 2015 se había elevado hasta un récord de $ 106 millones.

El segundo en el ranking de los deudores es Argentinos Juniors, el club del actual presidente de la AFA: Luis Segura, un histórico aliado de Grondona. El sucesor de Grondona se mantuvo al frente de los Bichos Colorados de 2002 a 2015. Salvo en 2011, siempre aumentó su deuda con la AFA. El atraso de $ 98 millones que hoy tiene el club implica un incremento de 25 veces en una década.

El descenso a la B Nacional, consumado en abril de 2014, provocó que el club necesitara la ayuda de la AFA: ese año su deuda aumentó un 55%. Al año siguiente, 2015, ya con el objetivo de regresar a la elite, volvería a recibir una mano de la tesorería afista: el impago trepó hasta rozar los $ 74 millones.

El tercer escalón del podio de deudores es para Banfield, con algo más de $ 85 millones en compromisos atrasados con la casa del fútbol. Se sustenta en un salto del 193% ocurrido en 2015, cuando regresó a primera y pasó de deberle a la AFA $ 27,5 millones a casi $ 81 millones.

¿Qué ocurrió? Después del insólito descenso del Taladro en 2012, que culminó además en acefalía dirigencial y en cesación total de pagos, a la deuda contraída en la gestión Portell con la AFA se le agregaron dos ítems: uno, la ayuda financiera para resurgir de las cenizas y pagar las deudas anteriores.

Su presidente, Eduardo Spinosa, dice: “Si Grondona no auxiliaba a nuestro club, desaparecíamos. Era imposible salir adelante. Fue de gran ayuda junto a un plan de salvataje financiero que resultó exitoso”. Por otro lado en 2014 se pasaron deudas por cheques viejos canjeados a la cuenta corriente.

Por eso quedó formalizado el pasivo tan elevado, ya que tener cheques de canje es pasivo no formalizado o reconocido. Además, Spinosa defiende su gestión: “Toda la ayuda de AFA la utilizamos para pagar deudas viejas luego del desastre que heredamos”.

Más abajo en el listado de deudores aparece Quilmes, club que padece por estos días la obligación de tener que devolver parte de los millones que le prestaron.

El plan de desendeudamiento aprobado por la AFA lo impacta de lleno: al Cervecero le descuentan $ 674.000 de los $ 3,5 millones mensuales de la TV. Esta sangría inesperada (porque era costumbre que el dinero adelantado o prestado por la AFA nunca se devolvía) provoca efectos colaterales: el plantel profesional hace cuatro meses que no cobra y decidió no entrenarse hasta que no aparezca una solución.

En la última década, el rojo de Quilmes con la AFA se multiplicó por diez. Dos de los máximos responsables de la situación actual fueron Aníbal Fernández, el jefe de Gabinete del kirchnerismo que firmó el Fútbol Para Todos, y José Luis Meiszner, el canciller de Grondona, que llegó a ser secretario general de la Conmebol y está implicado por Estados Unidos en el escándalo de corrupción y lavado de dinero conocido como FIFAgate.

El segundo club grande en la nómina de morosos es San Lorenzo, con $ 50 millones de deuda. El Ciclón incrementó siete veces su dependencia económica de la AFA en la última década.

El caso azulgrana tiene dos explicaciones: primero, la ayuda financiera que recibió Rafael Savino en su último año como presidente del club, en 2009. Esa temporada, San Lorenzo acrecentó su deuda con la AFA en un 80%.

En agosto de 2012, Matías Lammens y Marcelo Tinelli se hicieron cargo del club y comenzaron con un progresivo desendeudamiento, que estabilizó las cuentas del club y lo independizó financieramente. En 2016, sin embargo, la deuda con la AFA saltó de los $ 24 millones a los $ 50 millones actuales. “Se sinceró todo. Desde la deuda existente hasta el canje de cheques”, afirman desde la comisión directiva que encabeza Lammens.

River es un caso aparte. Gracias al fuerte ingreso de divisas en el último año (campeón de la Copa Libertadores 2015, vendió jugadores por montos varias veces millonarios en dólares), liquidó el saldo de su cuenta corriente con la AFA en 2016 y es uno de los pocos clubes que pueden jactarse de ser acreedores de la casa matriz del fútbol argentino.

En la última década, sin embargo, la situación no fue tan alentadora. En 2013, un año después de regresar a primera, la deuda llegó a los $ 83 millones. Fue la última temporada con Daniel Passarella como presidente.

En 2010, el primer año del Káiser en el poder, River se endeudó como nunca antes con la AFA: las ayudas económicas subieron un 108%. Al año siguiente, en 2011, se iría al descenso.

Boca, por su parte, también afronta sus compromisos impagos con la AFA: de los $ 30 millones que le debía a la AFA en 2015, ahora tiene $ 10 millones, según las cuentas oficiales a abril de 2016.

El único gran salto que muestra la evolución histórica de sus compromisos con la AFA en la última década se da en 2009, con Jorge Amor Ameal como presidente. De $ 184.627 que Boca debía en 2009 saltó a $ 16.728.983, un incremento del 8961%.

Pese a la inflación acumulada en los últimos diez años, Racing le debe hoy a la AFA menos que hace una década. Empezó con $ 11,4 millones, cuando todavía estaba administrado por Blanquiceleste.

Pasó por el órgano fiduciario, primero, y después volvió a los socios. Tocó un pico de $ 23 millones de deuda con AFA en 2013, pero fue acomodando sus números hasta llegar a la situación actual.

Si las cifras anteriores dan idea de la dependencia de la Primera División de la AFA, la situación se agrava entre los clubes de ascenso, algunos de los cuales aumentaron su dependencia financiera con la Asociación más de cien veces en la última década.

La primera institución de la B Nacional que aparece en el ranking de deudores es Chacarita, con casi $ 35 millones impagos y un crecimiento de casi diez veces en los últimos diez años. Por debajo suyo está All Boys, que debe algo más de $ 33 millones, pero cuyo rojo creció casi cincuenta veces desde 2006.

Acassuso (B Metropolitana) y El Porvenir (Primera D) son dos casos paradigmáticos. Los referentes políticos de ambos (Javier Marín y Enrique Merelas, respectivamente) pertenecían al círculo áulico de Grondona.

Esa lealtad puede ser una de las explicaciones por las que Acassuso haya incrementado ¡101 veces! su deuda con la AFA desde 2006. Y por la que El Porvenir, que milita en la última de las categorías, le deba a la AFA más que cualquier equipo de la Primera C y casi todos los de la B Metropolitana.

En esa tercera categoría del fútbol argentino hay otros clubes que también se beneficiaron de las ayudas de la AFA: Deportivo Merlo (debe hoy 33 veces más que hace diez años) y Barracas Central (20 veces más).

“¿Qué es lo que pueden encontrar si revisan los libros de los clubes? ¡Deudas!”, anticipó Aníbal Fernández en una entrevista televisiva de 2015. No le faltaba razón.

La AFA, que aprendió con Grondona a hacer política con la caja, puede dar fe de ello. Aunque tanta ayuda financiera haya provocado su propia desfinanciación. Y la haya dejado al borde del default por primera vez en su historia.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Criminalización de la política monetaria

Argentina ha cruzado un nuevo y peligroso límite. La “mesa” del Banco Central se ha convertido en un campo de batalla de la política. Por Javier Bolzico

Ganancias: María Eugenia Vidal muy dura con lo aprobado por Massa y el kirchnerismo

La gobernadora bonaerense criticó con dureza el proyecto de rebaja del impuesto impulsado por el kirchnerismo y que apoyó toda la oposición, en especial Massa, en Diputados