Cultura

Cinco lecciones de vida de “El Principito” avaladas por la ciencia

Desde hace más de 60 años, esta obra de Antoine de Saint-Exupéry sigue enseñando y atrapando a las distintas generaciones que leen esta entrañable novela

1

1. Hay que reconciliarse con la creatividad que teníamos de niños

“Pero siempre me contestaba: ‘Es un sombrero’. Entonces no le hablaba de serpientes boas, ni de selvas vírgenes, ni de estrellas. Me ponía a su altura. Le hablaba de bridge, de golf, de política y de corbatas. Y la persona mayor quedaba encantada de conocer a un hombre tan razonable”. — El narrador

El primer dibujo del narrador del libro de Saint-Exupéry representaba a una serpiente boa digiriendo un elefante. Pero todos los adultos, en cambio, veían otra cosa: un simple sombrero. Esto le hizo abandonar su pasión por los pinceles, hasta que se encuentra con el Principito que, inmediatamente, se da cuenta de que se trata de un elefante dentro de una boa.

El Principito tiene mucha más imaginación: cuando pide al narrador que le dibuje un cordero, él prefiere ver el dibujo de una caja. Así, podrá imaginar al cordero en su interior.

La lección de vida: Los adultos pierden ese punto de locura que les llevaba a imaginar y a crear cuando eran niños. “A los mayores les encantan las cifras (…). Si decís a los mayores: ‘He visto una bonita casa de ladrillos color rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado…’, no conseguirán imaginarse esa casa. Hay que decirles: ‘He visto una casa de cien mil francos’. Entonces exclaman: ‘¡Qué fabuloso!'”, explica el Principito.

Los adultos prefieren los números y las cosas terrenales y se olvidan de mirar más allá de la superficie, de dejarse llevar, de inventar… Pierden la curiosidad y se vuelven más pasivos.

Lo que dice la ciencia: ¡La creatividad y la imaginación son buenas para la salud! Un estudio de la revista Psychology of Music muestra, por ejemplo, que los estudiantes de piano se estresan menos cuando improvisan sobre el escenario. La creatividad también permite entender mejor a los demás, según otro estudio musical publicado en la revista Annals of the New York Academy of Sciences Researchers.

De manera más general, diversos psicólogos contactados por la edición estadounidense del Huffington Post señalan que las personas creativas sueñan despiertas y fantasean, al igual que el Principito, que no duda en dejar que su mente vague ante una puesta de sol. También buscan constantemente experiencias nuevas, plantean buenas preguntas, observan a la gente, salen de su propia cabeza.

2. Para estar a gusto con uno mismo, no hay que ser tan serio

“Las administro, Las cuento y las vuelvo a contar. Es difícil. ¡Pero soy un hombre serio!”. — El hombre de negocios

A lo largo de su periplo por diferentes planetas, el Principito se encuentra a un hombre de negocios. ¿Su principal (y única) característica? Es muy serio. Siempre cuenta todas las estrellas de la galaxia. Se considera feliz porque cree que las posee todas, pero su vida no es más que monotonía y soledad, pues es lo único a lo que se dedica. Ni siquiera aprecia la belleza de las estrellas.

La lección de vida: Conviene ser menos serio en la vida para apreciar el verdadero sentido de las cosas.

Lo que dice la ciencia: Múltiples estudios lo afirman: en la vida, no hay nada mejor que una buena sesión de risas para sentirse bien con uno mismo a largo plazo. En 2014, investigadores de la Universidad de California demostraron que las personas que se ríen tienen mejor memoria y están menos estresadas. Existen otros estudios que tienden hacia las mismas conclusiones, como el de los investigadores de la Universidad de Maryland, que indica que el sentido del humor puede proteger de las enfermedades cardíacas.

3. Tomarse tiempo para uno mismo es la clave de la felicidad

“Pues que ahora, que da una vuelta por minuto, no tengo un segundo de descanso. ¡Enciendo y apago una vez por minuto!” — El farolero

Es curioso el personaje que se encuentra el Principito en el quinto planeta. Cada minuto, debe encender su farol. Cada minuto es como un día para él. Nunca tiene tiempo para descansar ni para dormir.

La lección de vida: Hay que apreciar cada instante que pasa, aprovechar la vida.

Lo que dice la ciencia: Nunca está de más recordar que la falta de sueño es catastrófica para la salud. No hagas como el farolero. Puede aumentar el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas, infartos cerebrales, cáncer, problemas de memoria, apetito descontrolado, impresionabilidad… Los efectos nocivos de la falta de sueño son más que numerosos, como se comprueba en esta infografía.

Aparte de dormir, es imprescindible dedicarse tiempo a uno mismo, desconectar del trabajo. No cabe duda de que, en esta época, el farolero sufriría de agotamiento físico. Diversos estudios demuestran que trabajar demasiado incrementa considerablemente el riesgo de depresión, pero también de infarto.

descarga

4. Hay que lanzarse a descubrir cosas nuevas

“El geógrafo no tiene por qué llevar la cuenta de las ciudades, de los ríos, de las montañas, de los mares, de los océanos y de los desiertos. El geógrafo es demasiado importante para andar callejeando. No deja su despacho”. — El geógrafo
En el sexto planeta, el Principito se encuentra con un señor viejo que escribe libros enormes. Aunque al principio piensa que es un explorador, el habitante de ese planeta es un geógrafo que nunca ha sacado los pies de su despacho.

La lección de vida: La gente suele quedarse dentro de su zona de confort, pues es mucho más cómodo que correr riesgos. Sin embargo, hay que aprovechar el tiempo que estaremos en la Tierra para vivir experiencias distintas, conocer a gente, recorrer mundo.

Lo que dice la ciencia: Hay muchos motivos para salir de la zona de confort y la ciencia lo respalda. Cuando estamos un poco estresados, cuando se nos presenta un reto, somos más eficientes, según numerosos psicólogos.

Plantearse retos nos ayuda a envejecer mejor, de acuerdo con un estudio publicado en 2013. Nos mantendremos más en forma si decidimos aprender cosas nuevas que requieran un esfuerzo de nuestra parte.

5. Es mejor tomar decisiones con el corazón

“Este es mi secreto. Es muy sencillo: Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. — El zorro

Al Principito le gusta una rosa de su planeta que se parece a todas las rosas que ve sobre la Tierra. No obstante, esa rosa es única porque él la ha elegido. “El tiempo que perdiste con tu rosa hace que tu rosa sea tan importante”, le dice el zorro.

La lección de vida: El Principito representa la espontaneidad de los sentimientos. Al contrario que los humanos del planeta Tierra, que reflexionarían con su cerebro y sólo verían en su rosa a una simple flor, él actúa de forma instintiva, con su corazón. Según el zorro, sólo así se puede descubrir lo esencial.

Lo que dice la ciencia: Buena noticia para los intuitivos. Según un estudio publicado en 2012 en la revista Journal of Organizational Behavior and Human Decision, a la hora de tomar decisiones, la intuición puede ser tan eficaz como un enfoque analítico. En algunos casos, será incluso más útil. En las empresas, un individuo que conoce bien sus responsabilidades tomará mejores decisiones si lo hace con el corazón, con lo que le salga de dentro.

Para tomar decisiones buenas, es necesario un equilibrio entre la intuición, que sirve para llenar la brecha entre el instinto y la razón, y el pensamiento racional, opina Francis Cholle, autor del libro The Intuitive Compass [La brújula intuitiva].

el-principito-pelicula-3-640x272

Fuente: El Huffington Post

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Barcelona ganaba con gol de Suarez pero apareció Ramos y lo igualo a los 90′

El ex atacante de Nacional dice que el conjunto de Luis Enrique se está quedando con el Derby español en el Camp Nou. Mirá el gol del oriental

Causa Hotesur: allanan tres bancos en El Calafate

Los operativos, que encabeza la Gendarmería Nacional, se realizan ahora en las sucursales de los bancos Santa Cruz, Patagonia y Nación