Pobreza

“Década ganada” y la realidad: según UNICEF, el 30% de los chicos argentinos es pobre

Esto equivale a cuatro millones entre recién nacidos y los 17 años, además, a un millón y medio no le llega la Asignación Universal

CANCòN, QUINTANA ROO, 14NOVIEMBRE2008.- Principalmente ni–os de distintas edades son los que est‡n habitando en condiciones inhumanas en el previo de dos hectareas y medias que recientemente fue invadido por sus padres paracaidistas oriundos de varias partes del pa’s y que radican en este polo turistico. Aqu’ en este lugar de suma pobreza denominado "Cuna Maya" sus habitantes tomaron a la fuerza los terrenos canzados de que no les permiten rentar cuartos economicos por ser de numerosas familias.
FOTO: MARCO POLO GUZMçN HERNçNDEZ/CUARTOSCURO.COM

Según un estudio publicado por el organismo internacional UNICEF, 4 millones de los argentinos entre 0 y 17 años son pobres, lo que equivale a un 30%, y de ellos un 8,4% (350.000) lo son en extremo.

La característica principal y relevante de la investigación, es que se valió de los pocos datos oficiales existentes en la Argentina para elaborar el panorama de la infancia y adolescencia vulnerable en el país. El resultado es un panorama que cierra a fines de 2015 y que también muestra que la Asignación Universal por Hijos no estaría llegando al 45% de los chicos pobres en este sentido multidimensional.

Los datos de estudio llamado “Bienestar y Pobreza en niñas, niños y adolescentes en Argentina” fueron el resultado del cruce de las mediciones oficiales de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC del año 2015 y de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados, conocida por sus siglas en inglés, MICS, realizada entre 2011 y 2012; indicó Clarín.

“El trabajo permitió determinar que el 30% de los chicos en la Argentina son pobres y, además, saber cuáles son las características que explican esa pobreza, su nivel de intensidad y cuál es la probabilidad de que un chico esté en una situación de pobreza”, explicó al portal Sebastián Waisgrais, especialista en Monitoreo y Evaluación de UNICEF Argentina a cargo del trabajo junto a los economistas Jorge Paz, de IELDE, y Javier Curcio, consultor de UNICEF.

“El primer objetivo fue determinar la magnitud de la pobreza, llegar a un número. Lo que comprobamos que este es un número estructural que se mantiene en los datos de 2012 y 2015”, agregó.

Esta es la primera vez que UNICEF realiza un estudio para medir la pobreza estructural y teniendo en cuenta diferentes aspectos no monetarios. “Lo que pudimos ver con estudios similares del pasado, como el de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) del 2010 que hubo un crecimiento de este tipo de pobreza. En ese año era de 25%”, dijo Waisgrais.

Para elaborar el índice, los técnicos tomaron diez variables: nutrición, salud, educación, información, saneamiento (agua y baño), vivienda, ambiente (zona indundable, basural), protección contra la violencia, contra el trabajo infantil, el juego y la interacción social. Cada una de ellas estaba compuesta por varios indicadores, los que sumaron 28 en total. Todos relacionados con los derechos universales de los chicos, y los que les garantizan en el futuro igualdad de posibilidades.

“El punto destacable es que al medir las privaciones y obtener un índice de pobreza multidimensional se logra información vital para desarrollar políticas públicas que además de hacer transferencias monetarias directas contemplen acciones focalizadas en otras dimensiones como la violencia o la educación”, sostuvo el especialista.

Para el economista Paz, este tipo de pobreza es la que afecta al futuro en términos de igualdad de oportunidades: “Cuando estos chicos tengan la edad para ingresar en el mercado laboral, por ejemplo, no lo harán en las mismas condiciones de quienes no sufrieron este tipo de privación en sus derechos. Esto genera perpetuidad de la pobreza. Ellos serán adultos pobres y quizás también lo sean sus hijos”.

Otro resultado que impacta es que a pesar de que la Asignación Universal por Hijos colaboró en la reducción de la pobreza extrema, hay todavía un millón y medio de chicos que sufren la pobreza multidimensional a la que no les llega. Según Waisgrais, esto se debe a que muchos no tienen DNI, porque les falta información o no cumplen condiciones como la pertenencia al sistema educativo.

Según el estudio de UNICEF, las cuatro dimensiones principales que explica el 63% de la pobreza multidimensional son: la violencia al interior de los hogares ya sea física o verbal; la falta de juegos e interacción de los chicos; las privaciones en el acceso a la información (internet, televisión, etc) y la salud. De las 900 mil muertes anuales que se dan en la Argentina entre los recién nacidos y los chicos de 5 años, el 10 por ciento son por dos causas totalmente evitables como la diarrea y las enfermedades respiratorias.

En cuanto a las recomendaciones que envió la organización, la primera es que este tipo de mediciones sobre la pobreza multidimensional se haga desde el sistema de estadística nacional de forma permanente. “Está muy bien decir desde el Gobierno que una meta es la pobreza cero, pero para lograr un objetivo se necesita saber dónde estamos. Esto es del 2015, un punto de partida”, explica Waisgrais.

Además tanto él como Paz coinciden en la necesidad de trabajar haciendo intervenciones directas en el área de salud y educación para resolver problemas concretos, pero también generar políticas integrales que tengan en cuenta la complejidad del fenómeno. “Si se resuelve el tema de la sobre edad en la secundaria, pero no el problema de vivienda y violencia, esos chicos y chicas seguirán teniendo menos oportunidades y seguirán viviendo en la desigualdad”, sostuvo Paz.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Bullrich alerta que “hay sectores políticos que quieren un diciembre de caos”

La ministra de Seguridad dijo que “avizora” un fin de año “tranquilo”, pero vio en la redes sociales grupos que buscan generar disturbios

El gesto de Echarri al posar en una foto con Macri

El actor es muy crítico del actual Gobierno Nacional y, durante una visita de Sagai a Casa Rosada, dejó bien en claro lo lejos que quiere estar del Presidente