La ruta del dinero K

Lázaro Báez reconoció que Helvetic le prestó 209 millones de pesos

En su escrito presentado a Casanello, el empresario apuntó además a su sociedad con la firma Calcaterra, del primo del presidente Mauricio Macri, y disparó contra la empresa Electoingeniería

Báez-cárcel

El empresario kirchnerista Lázaro Báez, procesado por lavado de dinero, admitió hoy en la Justicia que su empresa Austral Construcciones SA recibió casi 209 millones de pesos de la firma suiza Helvetic Services Group y, aseguró que esa plata era un préstamo para “participar en la construcción de las represas de Santa Cruz”.

LEA MÁS  Manifestantes se reúnen frente a la casa de Cristina Fernández de Kirchner en Calafate

Báez apuntó además a su sociedad con la firma Calcaterra, del primo del presidente Mauricio Macri, y disparó contra la empresa Electoingeniería por haberse quedado a través de una “licitación irregular” con la licitación para construir las represas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic”.

Así se desprende de un escrito que Báez -al cumplir un mes detenido- presentó ante el juez Sebastian Casanello, a quien acusó de encabezar una “venganza popular” en su contra, a través de “procedimientos inquisitivos”, que implicaron su detención, allanamientos y la incautación de sus bienes, según revelaron fuentes judiciales.

LEA MÁS  Ruta del dinero K: otras tres cuentas bancarias en Suiza vinculadas a Lázaro Báez

Báez aseguró además que “lo están persiguiendo por ser un empresario con plata” y recordó que ninguno de los jueces que lo investigó en otras causas lo citó a indagatoria, señalaron las fuentes consultadas.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero