Panamá Papers

Vanderbroele, sospechado testaferro de Boudou, también figuró como cliente de varias offshore

Fue representante del bufet Alfaro Abogados, que compro sociedades a la firma panameña. También está el responsable del Fondo Fiduciario Provincial (FonFiPro) de Formosa, Jorge Melchor, quien giró $ 7,8 millones a la firma The Old Fund en lo que la Justicia sospecha que sería el pago de una coima

Una nueva acusación recae sobre Alejandro Vandenbroele. Identificado por la Justicia como presunto “testaferro” del ex ministro de Economía y vicepresidente Amado Boudou, el abogado, también figura en los documentos que integran la investigación Panamá Papers.

Según indica el diario La Nación, aparece en esos documentos como el representante del estudio jurídico Alfaro Abogados ante Mossack Fonseca, que le asignó un número de cliente y lo incluyó en sus listados de destinatarios de regalos empresariales especiales, dado que el bufet que representaba compró “cinco o más” sociedades offshore.

El nombre de esas supuestas firmas en paraísos fiscales, sin embargo, permanece en las sombras. No hay rastros entre los documentos que analizó el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Vandenbroele y la familia Ciccone no son los únicos que aparecen en los Panamá Papers vinculados con el caso Ciccone.

También está el responsable del Fondo Fiduciario Provincial (FonFiPro) de Formosa, Jorge Melchor, quien giró $ 7,8 millones a la firma The Old Fund en lo que la Justicia sospecha que sería el pago de una coima. Aparece vinculado con una fundación.

En el caso de Vandenbroele, aparecen múltiples constancias del rol que asumió en nombre del estudio Alfaro Abogados ante diversos interlocutores panameños del bufet Mossack Fonseca.

Ese bufet recibió el número de cliente 14354 y fijó su domicilio en Madrid. Y como e-mail de contacto brindó el correo laboral de quien tiempo después trabajaría a las órdenes de Boudou y su socio comercial, José María Núñez Carmona.

De hecho, trabajó varios años para Alfaro Abogados, donde conoció a quien sería su esposa y luego denunciante, Laura Muñoz.

El estudio tiene oficinas en Buenos Aires, Madrid, Nueva York y Londres y, según su carta de presentación, brinda “soluciones legales innovativas a las complejas transacciones de la economía mundial de hoy”.

Desde Alfaro Abogados trataron de reducir el rol de Vandenbroele cuando estalló el escándalo por el caso Ciccone. Pero de acuerdo con el testimonio de Muñoz, su ex marido era “socio residente” de ese estudio cuando empezó a interactuar con Boudou y Núñez Carmona.

Así, para agosto de 2010, mientras se concretaba el levantamiento de la quiebra de la imprenta Ciccone a través de la sociedad The Old Fund, un e-mail de Mossack Fonseca detallaba cuáles eran los clientes que recibirían regalos de fin de año. Y Vandenbroele figuraba en el listado de los beneficiarios.

El requisito para ser agasajado por Mossack Fonseca era preciso: “Haber comprado cinco o más sociedades”. Pero qué firmas habría adquirido, en qué paraísos fiscales y para quiénes, sigue en las sombras.

Esa fue la última vez, además, que Vandenbroele apareció en los registros de Mossack Fonseca, al tiempo que en la página de Internet del estudio Alfaro Abogados, el letrado monotributista también dejó de figurar desde que estalló el escándalo.

Para entonces, los panameños tampoco desconocían los problemas legales de Vandenbroele. De hecho, una nota al pie en su ficha de cliente indicaba: “El departamento de cumplimientos encontró información negativa sobre el contacto Alejandro Vandenbroele. Cualquier consulta por favor, póngase en contacto con ese departamento”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri