La ruta del dinero K

¿Quiere hablar? El abogado de Lázaro Báez se reunió con ex jefes de la SIDE kirchnerista

Daniel Rubinovich tuvo varios encuentros con Fernando Pocino, referente de los espías kirchneristas

Báez-cárcel

La ruta del dinero K no deja de sumar nuevas aristas. Ahora, Claudio Savoia, en su nota para el diario Clarín, aporta una nueva crónica en la que retirados jerarcas de la ex SIDE que responden a Cristina Kirchner, buscan presionar al preso más importante y peligroso de la Argentina: Lázaro Báez.

Báez medita la posibilidad de apelar a la figura del arrepentido y pedir apoyo estatal como testigo protegido en “la ruta del dinero K”.

Aislado en su celda de Ezeiza, Báez sólo recibió la visita de un puñado de personas, entre ellos varios abogados. Daniel Rubinovich, fue a verlo ayer al penal de Ezeiza, y tras su visita el empresario tuvo un ataque de nervios que trataron con calmantes.

LEA MÁS  Se dio a la fuga un financista uruguayo investigado por la "ruta del dinero K"

El arma con la que jugaría Lázaro es una cantidad incalculable de contradocumentos y extractos bancarios que el empresario amigo de Néstor Krichner habría conservado. Pero esas pruebas también podrían arrastrar a muchos empresarios y políticos de todo el país, cuyo nerviosismo viene siendo monitoreado por el gobierno.

Según afirman discretos funcionarios de inteligencia, antes de esa visita el abogado –que niega de plano cualquier posibilidad de “arrepentimiento” por parte de Báez– habría mantenido contactos con las dos cabezas jurídicas de Cristina, Javier Cuervo y Wado de Pedro. Además, el diario Clarín expuso que ayer Rubinovich estuvo reunido con el ex jefe de Reunión Interior de la SIDE Fernando Pocino y su ladero Alejandro Motta, los últimos jerarcas kirchneristas que manejaron la ex SIDE antes de la llegada de Mauricio Macri al gobierno.

LEA MÁS  Procesaron a Parrilli y cuatro exfuncionarios por libro de elogio al kirchnerismo

El empresario aún no recibió la visita de su mujer ni sus hijos. “No quiere que lo vean ahí adentro, pero a su vez tiene la necesidad de explicarles lo que estaría dispuesto a hacer”, dicen en su entorno. Cumplida una sinuosa serie de trámites burocráticos, la autorización para las visitas la otorga el juez Sebastián Casanello. El magistrado sospecharía de que un eventual encuentro familiar podría servir para perjudicar la investigación. Discutible, pero legal.

LEA MÁS  Canicoba Corral pidió informes al Banco Central sobre las operaciones de Arribas

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO