Judiciales

Escalofriante caso: “Yo lo miraba a los ojos mientras me estaba matando”

Así lo relató ante la Justicia una kinesióloga que fue apuñalada por un sicario que se equivocó de víctima. El agresor fue condenado a siete años de prisión por intento de homicidio

Fiscal Ferrer

 

Ivana Maira Mazzochi, una kinesióloga cordobesa, conmovió a todos con su declaración ante la Justicia. “Yo lo miraba a los ojos mientras me estaba matando”, relató sobre esa tarde del 2014 en la que Pablo Martín Cocciufo, de 25 años, la apuñaló en su consultorio.

La Cámara 9 del Crimen condenó ayer al hombre a 7 años de prisión por tentativa de homicidio simple. Durante la audiencia testimonial, Mazzochi se dio vuelta, miró a su atacante y le pidió: “Por favor, decime quién te mandó”, ya que el joven había sido contratado para matar a una mujer, que encima no era la kinesióloga.

LEA MÁS  Caso Narcojet: uno de los hermanos Juliá regresó al país para terminar la condena

 

El hecho ocurrió el martes 11 de noviembre de hace un año y medio atrás, un día que Mazzochi, de 34 años, no tenía que ir a trabajar pero su compañera chilena le pidió si la reemplazaba, y aceptó.

La kinesióloga estaba con una paciente en su consultorio de Lima al 100 de la capital cordobesa cuando llegó un joven con una mano vendada que insistía en que lo atendieran de inmediato. Era Cocciufo y tenía el dato de que alrededor de las 15 no había mucho movimiento en el lugar.

LEA MÁS  "Los kirchneristas, como Baradel, no tienen autoridad política ni moral"

Mazzochi le dijo que estaba ocupada y anotó un turno en su agenda. Fue entonces que Cocciufo aprovechó para atacarla con un cuchillo y apuñalarla en el tórax.

La kinesióloga fue trasladada al Hospital de Urgencias, donde pasó 40 días en la Unidad de Terapia Intensiva, de los cuáles, 25 estuvo inconsciente.

LEA MÁS  El viceintendente de Itatí pidió que lo encarcelen lejos del intendente

Tres meses después del ataque, en febrero de 2015, el sicario fue reconocido por su víctima en rueda de presos, a pesar de que había cambiado drásticamente su fisonomía: se tiñó el pelo y se dejó crecer un poblado bigote.

A lo largo de la investigación, se supo que la víctima que debía ser asesinada por Cocciufo era una mujer chilena, que trabajaba en el mismo centro médico donde tenía su consultorio Mazzochi, pero que justo ese martes 11 de noviembre había faltado.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Conflicto docente: Gobierno se mantiene firme y no convocará a una paritaria nacional

Luego de la marcha masiva a la Plaza de Mayo, los gremios frenaron las protestas hasta el paro de la CGT

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/doc-5.jpg

Experto explica la manipulación política de las instituciones educativas

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/aula.jpg

Según un especialista en educación, la partidización de la escuela pública impacta negativamente en la capacidad de aprendizaje