Caso Báez

Un obrero aportó los planos de las bóvedas millonarias de Lázaro Báez

Un hombre que construyó los espacios y escondites en las estancias Cruz Aike y La Julia mostró los lugares exactos donde el empresario pidió construir los reservorios

DYN34.JPG

Un testimonio revelador sobre las estancias de la familia Báez. Entretechos. Entrepisos. Paredes dobles. Rincones y escondrijos disimulados aquí y allá, detrás de mampostería hueca. Espacios de todas las formas y tamaños, pensados y creados para esconder. “Están por todos lados en esas estancias. Yo mismo los hice”.

En dialogo con el diario Clarín,  uno de los obreros (de nombre “Carlos”, para no decir su verdadera identidad) explicó las reformas que hizo en Cruz Aike y La Julia Río Bote, las dos estancias de Lázaro que desde el martes revisa la justicia en busca de bóvedas y tesoros escondidos.

El primer contacto fue el martes a las 22.30, cuando se acercó al fotógrafo enviado a Santa Cruz, Maxi Failla. “Trabajo como albañil y carpintero, y conozco cada milímetro de esas dos estancias”, empezó su relato, sin descubrir su cara ni para hablar.

“Mirá bien, a ver si entendés”, siguió, mientras metía una mano entre sus ropas y sacaba unos planos arquitectónicos.

“Acá están las plantas de las dos estancias. Pero la clave está en La Julia. Ojo, porque también hay otra Julia (La Julia Río Bote) en la zona. Esta queda cerca de Cruz Aike, a un kilómetro, mano Río Gallegos. Sólo se puede acceder a través de Cruz Aike, por una calle de tierra”, decía bajo la tenue luz del coche, y con un ojo en los planos y otro en su interlocutor.

“Mirá. En estos lugares me hicieron modificar ventanas, puertas y el hogar a leña. En varios de los ambientes también había entrepisos realizados por otros albañiles, y huecos que fácilmente se pueden tapar para que pasen inadvertidos como si se tratara de las paredes originales. Si Báez guardó plata en algún lado, es ahí. En Cruz Aike no hay nada”, evaluó el trabajador, con la frente perlada de sudor.

“Despues de la muerte de Nestor Kirchner, esa estancia La Julia fue cercada, iluminada y protegida con con alarmas por todos lados”, siguió Carlos, abundando en detalles sobre cómo se hicieron esos trabajos.

“Cristina nunca fue a ese lugar, y quizás tampoco haya ido a Cruz Aike. El que sí estuvo fue Néstor, al menos una vez para una reunión en la que se habló del negocio de las represas sobre el Río Santa Cruz en las cuales también estaba metido Lázaro”.

Efectivamente, en esos megaproyectos ahora frenados por el Gobierno Báez tenía puestos sus ojos: primero, porque compró a precio vil miles de hectáreas que quedarían inundadas por los embalses –y por las cuales él sería indemnizado por el Estado– y también porque junto a otros socios se presentó en la licitación para construirlas.

“Fijate acá”, siguió Carlos, ahora decididamente entusiasmado. “Debajo del living está la cochera que menciona Fariña en su declaración. Vamos a ver qué encuentra el fiscal. Porque en ese garage, detrás de una puerta (que quizás hoy este tapada) hay un sector de unos 300 mentros cuadrados, donde tranquilamente se podrían guardar cosas de todo tipo y tamaño”. Teléfono para el doctor Marijuán.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición