Echegaray

Echegaray sigue en las malas: una vez más, los auditores lo dejaron solo en la AGN

La continuidad del ex titular de la AFIP frente a la Auditoría es cada vez más complicada, ya que no reúne el respaldo suficiente para la sesión del organismo que dirige

ricardo-echegaray

Al igual que el último miércoles, los auditores Alejandro Nieva, Jesús Rodríguez, Gabriel Mihura Estrada y Francisco Javier Fernández decidieron ayer que no iban a bajar a la reunión del colegio que se iba a hacer hoy, quitándole así el apoyo al titular de la Auditoria General de la Nación (AGN), Ricardo Echegaray, según confirmaron al portal Infobae dos de los participantes del encuentro. 

El único auditor del PJ que podría acompañar al ex director de la AFIP es el camporista Juan Ignacio Forlón. Sin embargo, no alcanza porque hacen falta cuatro miembros para dar quórum y tratar el temario agendado.

La situación del Echegaray se complica aún más, ya que en las últimas horas, el juez Claudio Bonadio lo citó a indagatoria por una querella iniciada por el ministro Alfonso Prat-Gay por falso testimonio. Con prohibición para salir del país, el ex titular de la AFIP ya había sido citado para los primeros días de mayo por el juez Sebastián Casanello en el marco de la causa denominada “la ruta del dinero K”. En el encuentro de ayer, y frente a los auditores, el titular de la Auditoría volvió a insistir en que recién renunciaría con un procesamiento firme.

El vacío del peronismo se suma a la decisión del bloque oficialista y a la del massismo de ausentarse hasta tanto se resuelva su situación procesal, mientras el Gobierno analiza los artilugios legales para desplazarlo desde el Parlamento.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas