Ruta del dinero K

Ruta del dinero K: allanamientos demorados, pérdidas de pruebas y no buscan la plata escondida

En su nueva declaración, Leonardo Fariña detalló los lugares donde habrían guardado dinero. Sorprende entonces que, pese a los intensos preparativos iniciados el viernes, la Justicia aún no haya ido a buscar parte del tesoro enterrado de Lázaro Báez y los Kirchner

Continúa la ruta del dinero K. ¿Cuáles son los siguientes pasos en la investigación? Los allanamientos, detenciones y captura de pruebas importantes para la causa, no pueden demorarse ni descuidarse. 

Según indica el diario Clarín, es la tesis con la que insiste el fiscal del caso, Guillermo Marijuan, ante la intermitente prudencia del juez Sebastián Casanello para llevar por fin al expediente información que durante tres años estuvo sobrevolándolo, con datos que se fueron acumulando bajo la forma de testimonios, anécdotas, historias y leyendas que los periodistas conocen y reproducen desde hace al menos una década.

Sorprende entonces que, pese a los intensos preparativos iniciados el viernes, la Justicia aún no haya ido a buscar parte del tesoro enterrado de Lázaro Báez y los Kirchner a las estancias Cruz Aike y La Julia, dos puntos minúsculos en la helada inmensidad de la estepa santacruceña.

Bajo esos cimientos, y los de otras cuantas propiedades ligadas al ecosistema inmobiliario familiar de los ex presidentes, pasaron y posiblemente aún duermen cientos de millones de dólares detraídos a los argentinos a través de los variados mecanismos de corrupción germinados durante el kirchnerismo.

Aunque los datos estaban ahí, a disposición del juez, el empujón final para que Casanello o el fiscal se dispongan a allanar esas fincas lo dio una ampliación de su declaración indagatoria que Leonardo Fariña hizo llegar a Marijuan la semana pasada, desilusionado por la divulgación de su larguísimo testimonio original por parte del juez Casanello.

En cuatro carillas, el ex marido de la vedette Karina Jelinek relata lo que vio en el sótano de la casa de Lázaro Báez, y señala con detalle dos de los sitios en que el empresario K guardaba porciones del dinero negro de la obra pública que obtenía gracias a la corrupción.

Cristina Kirchner está en Santa Cruz -su casa de Calafate podría ser otro de los objetivos de la justicia- y Clarín pudo comprobar algunos de movimientos del entorno de Lázaro Báez en las propiedades. ¿Buscan destruir o modificar pruebas? Fuentes con acceso a la causa advierten justamente eso: la demora puede provocar la pérdida de elementos fundamentales para el caso.

Cuesta entender las dudas de la Justicia al leer la nueva información que aportó Fariña, y que este diario anticipó ayer. La introducción de esos datos ofrece otros nuevos aspectos de la planificación de Báez, y su necesidad de replicar en Buenos Aires el modelo de “stockeo” de billetes que tan exitoso habría resultado en las bóvedas de Santa Cruz.

“Para diciembre de 2010, Santiago Carradori -uno de los financistas señalados por Fariña en su indagatoria- señó con 10.000 dólares una oficina ubicada en el edificio Madero Harbour. El mencionado edificio fue elegido dado que cuenta con oficinas de categoría AAA con plantas de hasta 650 metros cuadrados, helipuerto y cocheras. La finalidad de alquilar la oficina era la de montar una base de operaciones no registradas o fuera del circuito blanco de la empresa Austral”, empieza el relato, sin espacio para rodeos. Luego aquel plan se frustró, cuando el grupo compró la cueva financiera SGI, La Rosadita.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri