Siete pecados capitales que cometemos a la hora de vestirnos

¿Cuán atrevida, aburrida o ciegamente fiel a la moda sos a la hora de vestirte?

ropa moda

1. No planchar tu ropa

Sabemos lo tedioso que puede resultar tener que recurrir a la plancha, pero también sabemos lo mal que se ve tu blusa, camisa, o incluso pantalón sin una buena pasada de plancha (y, por qué no, un poco de apresto). Si la tela es fina, como es el caso de ciertas gasas, podés colgarla en una percha mientras te bañas, para que el vapor haga el trabajo, pero no dejes de alisar tus prendas antes de usarlas.

2. Usar ropa que no te queda como debería

Vamos a dejar algo en claro: los pantalones chupines tienen que quedar apretados, y los sacos entallados tiene que, efectivamente, ajustarse a tu cintura. Si sos de las que cree en los talles que ven en las etiquetas y comprás las cosas sin probártelas, pará. Cada prenda tiene un molde y una forma de ajustarse a tu cuerpo de manera diferente, por lo que vale la pena siempre probársela antes de llevártela a casa.

Sé selectiva con la ropa: no vale la pena gastar plata en algo que no te sienta perfectamente.

3. Seguir guardando prendas que vieron tiempos mejores

Si ese vestidito fue una vez negra y ahora se acerca más al gris, es hora de tirarlo. Muchas veces formamos un vínculo emocional con la ropa, ya sea porque nos queda perfectamente o porque nos acompañó en momentos especiales, pero hay que concentrarse en el ahora: si no empezás a tirar la ropa que está deteriorada, no vas a salir nunca a buscar nuevos compañeros de vestuario.

4. Usar todo negro

El negro afina, adelgaza, queda elegante, sí, pero también cansa. Si sos de las que usa negro por seguridad, el colorblock, la nueva tendencia en blusas y vestidos, puede ser tu oportunidad para incorporar colores de a poco. ¿Cómo funciona? Agregale a tu outfit negro un detalle de color brillante (rojos, amarillos y azules claros son nuestros favoritos), o elegi prendas que tengan franjas de color ya incluidas.

5. No arriesgarse

Este punto es similar al anterior: a la hora de vestirte, animate a salir de tu zona de comfort y probá nuevos cortes, formas y colores. No es necesario simplemente copiar a los maniquís o lo que ves en las revistas: animate a mezclar texturas y estampados, experimentá y equivocate hasta lograr el look perfecto, personalizado para vos.

6. Dejar las prendas tal como las compramos

¿Te acordás de la modista?  Bueno, su profesión no está muerta. La ropa que compramos en los locales no siempre se va a justar a nosotros, por lo que a veces necesita ser intervenida. Si te gustó una prenda pero sentís que le hace falta una pinza, o acortarla, sacá la máquina de coser o llevalo a un profesional.

7. Seguir tendencias que no nos quedan bien

¿Te gusta el estampado floral? Eso no significa que tenés que usarlo en todas tus prendas solo porque una revista lo dice, sobre todo si no nos sientan. Lo mismo aplica para los nuevos jeans de patas anchas, los crop tops y cualquier otra tendencia. Es importante elegir las modas que se ajustan a nosotros, y no ajustarnos a las modas ciegamente.
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri pidió dejar la idea de “cambio mágico”: “Si tomamos un atajo, nos vamos a dar la piña”

El presidente de la Nación ofreció una conferencia de prensa tras el “retiro espiritual” con su gabinete en Chapadmalal y llamó a “manejar la ansiedad”

La Justicia jujeña confirmó la detención de Milagro Sala

Los jueces ratificaron la prisión preventiva para la líder de la Tupac Amaru por peligro para los testigos, por posibles actitudes intimidatorias