Justicia

Sin resolver el caso Nisman, la polémica Viviana Fein renunció a su cargo

La procuradora Alejandra Gils Carbó aceptó la renuncia de la letrada, que finaliza de esta manera su función en la Justicia. Su última caso había sido la muerte de Alberto Nisman, del que fue desplazada por la jueza Fabiana Palmaghini

DYN20.JPG

Viviana Fein presentó su renuncia, que fue aceptada por la procuradora Alejandra Gils Carbó, y de este modo dejó su cargo de fiscal, siendo su último caso la muerte de Alberto Nisman. 

Fein había adelantado que la causa del ex fiscal de la AMIA sería la última en la que actuaría, ya que tenía hecho los trámites de la jubilación. La fiscal estuvo a cargo de la instrucción 11 meses, pero fue separada de esta investigación en diciembre, cuando la jueza Fabiana Palmaghini decidió tomar personalmente las riendas del asunto.

LEA MÁS  Sin cotillon: comenzó el juicio contra Moreno por chicanas a Clarín

Durante su accionar, Fein no solo recibió críticas de Palmaghini sino que fue muy cuestionada por la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, quien la recusó acusándola de querer investigar solamente la hipótesis del suicidio.

Fein, por su parte, afirmó que investigó todas las hipótesis por igual, mencionando en su momento los peritajes hechos por la Policía para determinar si se puede entrar al departamento de Nisman en Le Parc sin ser detectado, diversas testimoniales que pidió, registros de entradas y salidas.

LEA MÁS  ¿Millonario y con testaferro? La doble vida de Axel Kicillof
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero