Imputación de Cristina

Alejandro Slokar, el hombre que dejó a La Cámpora a cargo de la seguridad

La decisión fue del presidente de la Cámara de Casación, quien dejó a los militantes kirchneristas a cargo del control de la calle y dentro del edificio

alejandro slokar

La militancia kirchnerista se apoderó hoy del operativo de seguridad en los tribunales de Comodoro Py, donde se presentó a declara la ex presidenta Cristina Fernández por la causa del dólar futuro. 

La decisión de que está función quede en manos de La Cámpora fue del presidente de la Cámara de Casación, Alejandro Slokar, que decidió que el control de la calle y dentro del edificios quede bajo la órbita de esta agrupación.

El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, había asegurado ayer que iba “a cuidar que la ex Presidenta pueda declarar, que la gente pueda manifestar y que los periodistas puedan trabajar”.

Y fueron los jóvenes de La Cámpora los que quedaron a cargo de la seguridad por una definición tomada por Alejandro Slokar, discípulo de Eugenio Zaffaroni, que integra la organización Justicia Legítima y que actualmente es presidente de la Cámara de Casación. El juez fue el encargado de organizar junto a los enviados por la ex presidente el operativo para “garantizar” que no haya incidentes en Comodoro Py.

Slokar llegó a la presidencia del máximo tribunal penal del país tras liderar junto a un grupo de juristas, como Alejandra Gils Carbó, la agrupación Justicia Legítima, que se identificaba con los principales lineamientos del gobierno de Cristina Kirchner.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Subte: paro de todas las líneas por la muerte de un trabajador electrocutado

El trágico hecho sucedió en los Talleres Colonia de la Línea H a las 2 de la mañana. La víctima, de 24 años, estaba arreglando un aire acondicionado

“Siguen siendo tiranos”: la ira de una diputada PRO durante el debate de Ganacias

La diputada macrista Silvia Lospennato apuntó contra el kirchnerismo y el massismo, y criticó que se apoyen en el tiempo reglamentario para no dejarlos argumentar su postura