Economía

Monotributo: un viejo régimen que se convirtió en el “paraíso fiscal” del sistema tributario

Lo que fue pensado como un sistema para que las personas comenzaran a conectarse con la obligación de cumplir con el pago de los impuestos de manera simple, comenzó a mutar con el paso de los años

Cómo entender el Monotributo y su funcionamiento. La inflación golpeó fuerte el régimen simplificado, al punto que algunas de sus categorías se volvieron obsoletas ya que, para permanecer en ellas, hay que perder plata. 

Según indica el portal iProfesional, lo que fue pensado como un sistema para que las personas comenzaran a conectarse con la obligación de cumplir con el pago de los impuestos de manera simple, comenzó a mutar con el paso de los años.

Así, a la tarea de pagar sólo una cuota se le incorporaron varias cargas administrativas(como la de presentar declaraciones juradas informativas) y el deber de revisar cada cuatro meses los ingresos y consumos para chequear la categoría en la que debía estar encuadrado cada contribuyente.

La inflación pegó de lleno en los valores de facturación. El inevitable ajuste en los productos o servicios ofrecidos por los monotributistas y la falta de ajuste de los parámetros generaron que muchos tuvieran que pasar a ser responsables inscriptos (que implica un costo impositivo mayor).

Pero el problema no sólo afecta el bolsillo de los pequeños contribuyentes. También es uninconveniente para la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que termina perdiendo recaudación.

Al respecto, Iván Sasovsky, titular de Sasovsky & Asociados, aseguró que la problemática es tan grande que el régimen simplificado “se ha convertido virtualmente en un ‘paraíso fiscal’ interno propio en el sistema tributario argentino”. En otras palabras, una persona aporta al fisco en las categorías máximas:

a) Por locaciones y/o prestaciones de servicios: $24.960 anuales.
b) Por venta de cosas muebles: $38.160 al año.

Ahora bien, si una empresa se deduce de Ganancias el 35% de los gastos facturados por una persona adherida al régimen simplificado, deja de tributar al fisco:

a) Por servicios: $140.000 anuales.
b) Por adquisición productos: $210.000 anuales.

Dicho de otra manera, el fisco nacional pierde poco más de 5 veces la recaudación de las operaciones de servicios como las descriptas y por las transacciones que involucren cosas muebles.

Además, Sasovsky indicó que una posible solución a este problema sería fijartopes en la deducción. Por ejemplo:

a) Por contratación de locaciones y/o prestaciones de servicios: $71.314,30.
b) Por adquisición venta de cosas muebles: $109.028,60.

“De esta manera se igualará la calidad de contribuyentes para las empresas y se permitiría ser más equitativo con los responsables inscriptos que se encuadren en el régimen general”, concluyó.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru