La ruta del dinero K

Fariña teme por su seguridad y quiere más custodia para seguir declarando

Desde la madrugada del sábado, cuando terminó el primer capítulo de su declaración, fue alojado en una celda de castigo del penal de Ezeiza. Se busca llevarlo a la sede de la Gendarmería

Avanza la investigación de la Ruta del dinero K. Mientras la Justicia prepara las próximas estrategias, Leonardo Fariña, espera que su incorporación al plan oficial de testigos protegidos tenga una primera consecuencia inmediata: su traslado desde la cárcel de Ezeiza a la sede de la Gendarmería, donde cree que va a estar más seguro y protegido. 

Según el diario Clarín, fuentes cercanas al “valijero” admitieron que este cambio es clave para que siga colaborando con más información para esclarecer la dimensión, nombres, montos y detalles de la “ruta del dinero K”.

Desde la madrugada del sábado, cuando terminó el primer capítulo de su declaración, fue alojado en una celda de castigo del penal de Ezeiza, único modo de mantenerlo aislado como su seguridad lo requiere.

“Es que no encontraron a nadie en el ministerio de Seguridad para que acepten el traslado a la Gendarmería, entonces hay que esperar hasta el lunes”, dijo un colaborador de la defensa.

“Pero si no lo trasladan se quedará callado. Hasta ahora lo cuidaban otros presos, pero Leo ya cruzó una línea desde la que es imposible volver: los datos y documentos que entregó alcanzan para complicar mucho a varios ex funcionarios kirchneristas”, insisten las fuentes.

“El problema está en el juzgado de La Plata que maneja la causa por evasión que tiene preso a Leo, igual que en la Cámara que hace dos semanas le extendió la prisión preventiva por seis meses más sin motivos. Hay magistrados de Justicia Legítima, que lo quieren parar para que no siga hablando” concluyen.

Mientras Fariña aguarda a que se defina su destino, siguen trascendiendo tramos importantes de su declaración. Aunque ya se supo que señaló a Néstor Kirchner y Julio De Vido como partícipes del cosmos financiero por el que desaparecían fondos públicos para aparecer en bóvedas, cuevas de Puerto Madero y cuentas off shore, se pudo saber que, además de aportar información que volvería insostenible la situación de Martín Báez, el financista complicó mucho a Roberto Baratta, ex funcionario de Planificación y mano derecha de De Vido; y sobre todo a su esposa y a su suegro, los santacruceños Delfina y Dardo Bielle.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri