Panamá Papers

Reino Unido: protestas contra Cameron por su presencia en los Panamá Papers

Esta semana se supo que el primer ministro británico se benefició de un fondo de inversión creado por su padre en un paraíso fiscal. Centenares de personas pidieron su dimisión frente a Downing Street, la residencia oficial

Cameron protestas

El primer ministro británico, David Cameron, reconoció hoy que no gestionó adecuadamente la información revelada por los Panama Papers sobre su participación en una empresa offshore propiedad de su padre, al tiempo que centenares de personas pedían su dimisión frente a Downing Street. 

Esta semana, en el marco de la filtración de documentos de los Panama Papers, se supo que el premier se benefició de un fondo de inversión creado por su padre, Ian, en un paraíso fiscal antes de que llegara al poder en 2010.

“Sé que debería haber gestionado mejor este asunto”, dijo en el Congreso. “No culpen a mis consejeros. Cúlpenme a mí. Sé que hay lecciones que aprender y las aprenderé”.

A continuación, reiteró su promesa de publicar “próximamente” sus declaraciones de impuestos de los últimos años, un gesto inédito por parte de un primer ministro en el país.

“Los hechos son los siguientes. Compré acciones de un fondo de inversiones, acciones que son igual que el resto de las acciones y por las que pagué impuestos igual que que por cualquier otras”, señaló. Y agregó: “Y todas las acciones que tenía las vendí cuando me convertí en primer ministro”.

Ayer, un sondeo YouGov mostró que su popularidad había caído a su nivel más bajo desde julio de 2013 con el 58% de opiniones en contra.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición