Crimen del country

Según los informes, “la ira, los celos y el resentimiento” llevaron a Farré a matar a su esposa

Los peritos consideran que el gerente de marketing estaba consciente al momento de apuñalar y degollar a Claudia Schaefer en el country Martindale siete meses atrás

Fernando Farré y Claudia Schefer

Según los informes finales entregados en la Fiscalía Especializada en Violencia de Género de Pilar, los psiquiatras y psicólogos de la Asesoría Pericial de San Isidro llegaron a la conclusión, luego de analizar durante meses el estado de salud mental de Fernando Farré, que la “ira”, los “celos” y el “resentimiento” hacia su esposa Claudia Schaefer fueron los que lo llevaron a asesinarla. 

La mujer de 44 años murió el 21 de agosto del año pasado apuñalada y degollada en el vestidor de la casa que alquilaban en el country Martindale de Pilar, cuando fue a retirar sus pertenencias, en un hecho en que el viudo comprendió la criminalidad de sus actos, según consideró la fiscal a cargo de la causa, Carolina Carballido Calatayud.

El divorcio había sido conflictivo y ella lo había denunciado por maltrato ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema. Cuando ese día fue al dormitorio a recolectar su ropa, Farré cerró la puerta del vestidor con llave y allí la atacó con dos cuchillos de la cocina de esa casa, sin que la madre del acusado y dos abogados que estaba presentes pudieran hacer algo para evitarlo. Luego, el hombre salió de allí, se sentó en un sillón y esperó allí la llegada de la Policía que lo detuvo por el femicidio.

“La conducta homicida respondió a una etapa reflexiva por parte del victimario y reconoce un ánimo preexistente de malestar, ira, celos o resentimiento que actuó persistentemente sobre su personalidad y que culminó en la descarga motora delictiva”, dice la conclusión del informe de las psiquiatras oficiales Liliana Varela y Ana María Harlap.

Si bien los estudios tardaron en llegar 230 días desde que el 21 de agosto pasado Farré asesinó a su esposa, las psiquiatras afirman que “al momento del hecho, el imputado no padecía insuficiencia de sus facultades o alteración morbosa de las mismas, o estado de inconsciencia que le impidiera comprender la criminalidad de sus actos y/o dirigir sus acciones”.

Los expertos además sostienen que “al momento de la evaluación pericial, el peritado no padece sintomatología psicótica o psicoorgánica que configuren enfermedad mental”.

Los peritos agregan que “el insuficiente e inapropiado manejo de la agresividad está ligado a los rasgos de su personalidad”, que por ello “la peligrosidad para sí y para terceros está presente” en Farré, a quien también describen como “un sujeto razonante y calculador”.

Frente a los hechos que se le imputan, los peritos destacan que el gerente de marketing muestra “indiferencia”, que “no hay exteriorización de vivencias de angustia ni arrepentimiento” y que “no presenta empatía”.

A la hora de analizar un posible móvil del crimen, las psiquiatras señalan que “la situación vital por la que atravesaba (Farré), pérdida laboral y separación conyugal configuraron para él una herida narcisista que no hizo más que profundizar conductas agresivas de hostigamiento hacia la víctima”.

En la pericia psicológica, las licenciadas Adela Ahuad y Silvina Alberino también informan algo similar cuando afirman que Farré “interpretó la denuncia de violencia de la víctima, el establecimiento del perímetro de exclusión del hogar y el retiro de sus pertenencias del domicilio conyugal como una vejación y provocación, habiéndolo vivido como una emboscada y una revancha por parte de su esposa”.

También sugieren que hubo algún tipo de premeditación en los actos que antecedieron en lo inmediato al homicidio cuando afirman que “fueron llevados a cabo guardando lógica, dirección y objeto: quedar a solas, cerrar la puerta tras de sí, contar con los medios para el ataque”.

Los peritos descartan la emoción violenta, una de las pretensiones del abogado Adrián Tenca, cuando señalan que esos actos previos “fueron adecuados para alcanzar un objetivo, lo cual requiere del sujeto una organización mental a la que no hubiera podido acceder de haber sido presa de un rapto emocional”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encontraron “cientos de miles de pesos” en el Instituto donde abusaban a nenes hipoacúsicos

El fiscal Fabricio Sidoti busca elementos probatorios de las denuncias de abuso sexual infantil de nenes entre 10 y 12 años en el instituto mendocino

Cristina Kirchner llamó a “sustituir dirigientes” y advirtió: “Ninguno de nosotros es imprescindible”

La ex presidente fue distinguida con un doctorado honoris causa por la Universidad de Lanús en el marco de la Jornada Nacional de Salud