Policiales

Qué hay detrás de los 40 allanamientos narco en la Villa 31

La idea del fiscal y su equipo que tomó fuerza en el Gobierno fue precisamente no ir detrás de armas y cargas de droga, sino tomar el territorio por la fuerza para comenzar un extenso trabajo social con los vecinos

El megaoperativo ordenado por el juez Ariel Lijo para más de 40 domicilios en los asentamientos de Retiro y que recolectó trece detenidos, la amplia mayoría peruanos, uno de ellos con pedido de captura por homicidios, no ocurrió sin inconvenientes. 

Según el portal Infobae, hubo disparos desde la casa 49 de la manzana 99 de la Villa 31 bis, tras una puerta blanca que llevaba al fondo de un pasillo cargado de conexiones precarias de cables y ladrillos sin revoque.

Un grupo de presuntos dealers respondió a balazos ante la llegada de efectivos de la división Antidrogas Urbanas de la PFA.

Afortunadamente, nadie salió herido. Pero el pasillo no es cualquier pasillo, por otra parte. Para el fiscal Jorge Di Lello y su equipo a cargo de instruir la causa, era claramente un punto estratégico; un bunker para guardar armas, controlados por traficantes paraguayos. Hay un apodo puntual vinculado a ese pasillo: “Ñené”.

“Ñené”, por su parte, tiene un hermano, algo más importante que él en el micromundo de delincuentes de la 31 bis: le dicen “Zapara”. En documentos de la causa a los que accedió Infobae, “Zapara” tiene un rol preponderante.

Para la fiscalía, sería un nuevo narco, otro jugador con droga a su nombre en uno de los territorios más violentos del país. Su propia casa en la manzana 105 fue allanada. Hay otros puntos vinculados al nombre, domicilios en las manzanas 4 y 5, que también fueron parte de la lista.

En esos lugares, rodeados de escalera caracol, se guardaría y fraccionaría la droga que se venden en manzanas como la 105, pleno Playón Este, un punto controlado por paraguayos.

Según Di Lello, “Zapara” sería parte de la banda de “Los Sampedranos”, llamada así porque sus miembros provienen de la zona de San Pedro, en la Región Oriental de Paraguay, un grupo que fue detectado por el fiscal Federico Delgado a mediados del año pasado, sospechado de venderle droga a alumnos del colegio Fili Deii de apenas doce años. Jamás se supo quién es su líder, por ejemplo. Su estructura hasta ahora era un enigma.

La idea del fiscal y su equipo que tomó fuerza en el Gobierno fue precisamente no ir detrás de armas y cargas de droga, sino tomar el territorio por la fuerza para comenzar un extenso trabajo social con los vecinos.

El primer golpe fue efectivo. Hubo más de 500 efectivos de divisiones de la PFA como Antidrogas Urbanas y el GE-1, más una actuación notable del Cuerpo de Prevención Barrial, con un destacamento en la frontera del Playón Oeste, una de las zonas más violentas; su personal es de gran experiencia para operaciones federales de gran despliegue en territorio villero. Pero el control narco en la 31 y la 31 bis es extenso.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

Cristina Fernández acusó de “hostigamiento” y de no garantizar su seguridad al Gobierno

La ex presidenta se enojó después de que el Ministerio de Seguridad no permitiera que su custodia viajara con sus armas reglamentarias a Brasil