Caso Báez

Badial, la misteriosa constructora de Lázaro Báez, con muchas obras inconclusas

Constituida en el año 1995 y sospechada de lavado de dinero. En el 2000, se ampliaría a diversas actividades: inmobiliaria, exportación e importación, turística, agropecuaria, gastronomía, operaciones financieras, energía, estaciones de servicio y compra y venta de maquinarias viales

Nuevas revelaciones sobre el caso de Lázaro Báez. Hablamos de Badial SA: la misteriosa constructora del empresario que construyó poco, compró mucho y estuvo sospechada de lavado de dinero, centró sus actividades en el Calafate, donde compró tierras y construyó un hotel que, aunque terminado, nunca se inauguró. 

Según el diario La Nación, la primera bajo su órbita, con fecha de contrato social de 1995, se inscribió en la AFIP tres años después y declaró como objeto social la construcción y reforma de edificios.

Pero en el año 2000, con el hoy “ex socio” de los Kirchner en la presidencia del directorio, ampliaría el rubro a diversas actividades: inmobiliaria, exportación e importación, turística, agropecuaria, gastronomía, operaciones financieras, energía, estaciones de servicio y compra y venta de maquinarias viales.

Como en la mayoría de sus empresas, sumó a su familia. De acuerdo con el acta asentada en el Registro Público de Comercio en octubre de 2000, él era el vicepresidente del directorio y su cuñado Diego Palleros (h.), el presidente.

Este último aparece vinculado a Palma SA, otra constructora del emporio, investigada por la Justicia en la megacausa Viazzo por la emisión millonaria de facturas truchas. El padre de Palleros fue el hombre de la causa Armas: admitió que había pagado comisiones a nivel político para cerrar la operación.

El otro nombre del directorio, y la cara visible de la empresa en El Calafate, es Carlos Franchi, quien hoy administra la abultada lista de propiedades que Báez adquirió con Austral. De hecho, abrió una inmobiliaria en esta ciudad.

A nombre de Badial, se tienen escriturados 331.925 m2 -equivalentes a más de 33 manzanas de tierra- y el 98% se encuentra en El Calafate, de acuerdo con los documentos oficiales del Registro de la Propiedad Inmueble de Santa Cruz.

De las 82 propiedades que compró, hay una manzana emblemática, la 312. Es un predio de 3743 m2, por lo cuales pagó $ 37.340, y los dejó asentado el 27 de junio de 2006 en el registro público.

En ese predio construyó el hotel Bahía, un enorme edificio que prometió ser un shopping y se transformó en hotel. Sin embargo, el edificio fantasma nunca se inauguró: aún hoy, a cinco años de estar terminado, mantiene la luz de obra y una vigilancia permanente, como en todas las propiedades de Austral.

El edificio fue construido por Badial y es una de las pocas obras que se le conocen a la constructora. En la misma manzana donde esta el edificio vacío hay una decena de cabañas que fueron desmanteladas cuando empezó la construcción.

El hotel ya estaba muy avanzado cuando la AFIP trabó un embargo contra Badial SA por $ 886.957 más $ 132.908 por intereses y costas. El embargo quedó registrado en el informe de dominio el 21 de marzo de 2003 y la causa se instruyó en el Juzgado Federal de Río Gallegos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Dura crítica de Elisa Carrió a Massa por Ganancias: “Los argentinos creen en mentirosos fascistas”

Desde Miami, la diputada y aliada del Gobierno advirtió que “en Estados Unidos cayó muy mal entre los empresarios la maniobra” de la oposición para anular el proyecto del oficialismo

Ganancias: las principales definiciones de Emilio Monzó tras la derrota legislativa

“Nunca pensamos que el Frente Renovador pudiera llegar a un acuerdo con el kirchnerismo. Fue una sorpresa que ganara el proyecto de Kicillof”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados.