Política

Presión a Macri: tras renuncia de Oyarbide, Carrió lo ligó a Angelici y habla de “impunidad”

La diputada de la Coalición Cívica vuelve a presionar al Gobierno con el tema Daniel Angelici y marca la cancha de cara a la decisión del Ejecutivo sobre la dimisión del juez

Elisa-Carrió

Elisa Carrió salió con los tapones de punta luego de que se difundiera que el juez federal Norberto Oyarbide renunciará a su cargo y que esa dimisión voluntaria será aceptada por el Poder Ejecutivo. Acto que lo eximiría de un juicio político. 

En una frase difundida en su cuenta de Twitter, Carrió dijo: “La renuncia de Oyarbide, el juez más corrupto de la Argentina, prueba su acuerdo con (Daniel) Angelici. Veremos que hace el presidente. Esto se llama impunidad”.

Desde hace varias semanas, Carrió ha denunciado públicamente al presidente de Boca y amigo personal de Macri por considerarlo un “operador” del Gobierno en los tribunales federales, además de afirmar que tiene vinculación con el negocio del juego.

 

La reacción de Carrió llegó pocos minutos después de que se conociera que Oyarbide entregó su renuncia esta tarde al ministro de Justicia, Germán Garavano. Desde la Casa Rosada, admitieron que la intención de Macri es aceptar la renuncia del juez federal, uno de los más cuestionados del fuero y con varias acusaciones en su contra en el Consejo de la Magistratura.

El mes pasado, Carrió declaró ante el juez Sebastián Cassanello que Angelici operaba en Comodoro Py. “Estoy harta”, dijo en su momento. Después de esa declaración, Carrió fue recibida por Macri en la Quinta de Olivos y terminó moderando sus críticas.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición