Salud

Cómo detectar problemas auditivos en niños y bebes

La detección temprana es clave para evitar problemas futuros en el desarrollo del lenguaje y las capacidades cognitivas. Las señales de alerta para los padres

El cuidado de nuestros hijos es una prioridad innegable; en este caso, con la audición. Muchos niños son diagnosticados en la etapa escolar, incluso si ya nacieron hipoacúsicos. 

Problemas como la falta de atención, retrasos en el lenguaje o en el aprendizaje -con respecto al resto de la clase- pueden ser signos de una hipoacusia sin diagnosticar. Por esta razón, es de suma importancia que los bebés al nacer sean chequeados para determinar tempranamente su capacidad auditiva, para así brindarle el tratamiento que necesitara en forma rápida y oportuna.

El screening auditivo es un estudio que se realiza de manera obligatoria cuando nace un bebé. Sin embargo los padres también deben estar atentos para hacer un chequeo siempre que el niño presente algún síntoma de que su audición pueda estar comprometida.

Actualmente se sugieren chequeos auditivos al entrar al colegio en etapas pre escolares. Además, realizar un seguimiento específico a aquellos niños que, por antecedentes familiares o personales, corren riesgo de padecer hipoacusia.

Mónica Matti es fonoaudióloga y gerente de Formación de GAES Argentina, y destacó que “el impacto de la pérdida auditiva sobre la adquisición y desarrollo del lenguaje y las capacidades cognitivas, dependen en gran medida de una efectiva detección temprana”. Por ello, sugirió a los padres tener en cuenta los controles de audición de los niños en diferentes etapas de su desarrollo”.

Las causas más habituales de una derivación al fonoaudiólogo por parte del pediatra están relacionadas con trastornos del habla que se observan en los niños, así como también sospechas de hipoacusia, especialmente alrededor de los 12 meses, en caso de una hipoacusia congénita y en edad preescolar por hipoacusias producidas por otitis u otros problemas de congestión del oído.

En el caso del habla, la primera consulta se da entre el primer y segundo año de vida, en tanto se lentifica la adquisición del lenguaje. También se dan las consultas por problemas de pronunciación, que se hacen evidentes en la época del jardín de infantes, donde el niño no logra comunicarse del todo bien con sus pares.

Los padres deberían prestar atención a las respuestas del niño ante el estímulo auditivo y este tipo de reacciones son diferentes de acuerdo a la edad:

1) La mayoría de los lactantes recién nacidos se sobresaltan o “asustan” ante los ruidos fuertes y repentinos.

2) A los tres meses, un bebé por lo general reconoce la voz de los padres.

3) A los seis meses, por lo general un lactante puede mirar o girar la cabeza hacia el lugar desde donde proviene un sonido.

4) Es frecuente que, a los 12 meses, un niño pueda imitar algunos sonidos y decir unas pocas palabras, como “mamá” o “adiós”.

A medida que el bebé crece hasta convertirse en un niño pequeño, los signos de pérdida de audición pueden incluir:

Limitaciones en el habla, habla deficiente o falta de habla,

Falta de atención frecuente

Dificultades de aprendizaje

Necesidad de subir el volumen del televisor

Falta de respuesta al nivel ruido conversacional o respuesta inadecuado

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Imputan a Oyarbide por “falso testimonio”: había dicho no conocer a Angelici

El ex magistrado compartió cenas con el presidente de Boca Juniors, e incluso este último habría asistido como invitado al cumpleaños del retirado juez

El dólar vuelve a dispararse y se ubica en $16,17 para la venta

La divisa minorista continúa en línea ascendente y alcanza un nuevo récord tras avanzar siete centavos. El blue, por su parte, cede un centavo a $ 16,34