Crisis automotriz

Nueva caída en la producción de autos 0 Km: esperan un año peor que el 2015

Respecto a marzo del año pasado, la fabricación cayó un 8,4%, y un 18% en el acumulado del primer trimestre

fabrica-honda-automoveis

El informe mensual de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) respecto del comportamiento de este primer trimestre del año muestra nuevamente una caída en los indicadores principales y hace que las empresas empiecen a proyectar hacia la baja el resto del 2016. 

Las automotrices produjeron en marzo 46.209 unidades, un 8,4 % por debajo de las 50.438 unidades de marzo de 2015 y 35,2 % por sobre las 34.174 de febrero pasado. En el acumulado del primer trimestre, el sector fabricó 98.168 vehículos: 18,1 % por debajo del volumen que se registró entre enero y marzo de 2015.

En cuando al comercio exterior, las marcas exportaron durante el mes pasado 17.192 unidades marcando una fuerte reducción de 37,9% comparado con los 27.701 del mismo mes del año pasado.

Este descenso está afectando directamente en el empleo del sector y se traduce en suspensiones y caída de la cadencia productiva en varias de las fábricas radicadas en el país. Además, gran parte de la explicación de esta floja performance en el exterior se debe a la crisis económica y política brasileña, mercado que se lleva más del 80% de las exportaciones del sector.

El único indicador que dio positivo es la venta a la red de concesionarios locales. En marzo se vendieron 60.694 vehículos, 20,1% más que en igual mes de 2015. En el acumulado de enero y marzo, el sector comercializó a la red 162.139 unidades, 29,4% que igual período de 2015.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados