Música

Temporada de Tormentas: unidos transformando las crisis en canciones

Tras un 2015 favorable donde presentaron "La primera exploración", la banda del oeste del Gran Buenos Aires habló con NEXOFIN sobre su presente, la independencia, "seguir juntos pese a todo" y construir a partir de las adversidades

Parte de la banda. De izq a der: Fernando Vega Rodríguez (guitarra, voz) Nacho Castillo (guitarra, voz), Claus Hesse (guitarra, voz), Luis Zunino (batería). Foto: Federico Rozanski

Por Federico Rozanski

Cae la tarde de otoño temprano en Haedo y el cielo se divide entre tintes rojizos y nubarrones espesos con aspecto de lluvia inminente. Todo encuentra significación como una postal de lo que me convoca allí. El lugar, sus elementos y disposiciones encuadran dentro del verosímil de la estética espacial que Temporada de Tormentas usa como concepto transversal para contar sus historias.

La cita para la charla es su base de operaciones: la casona/estudio del productor Guillermo Beresñak, donde ensayan y grabaron La primera exploración (2015), su último disco. En la planta alta y apenas caída la noche, Nacho Castillo (guitarra y voz), Luis Zunino (batería) y Claus Hesse (guitarra y voz) hablaron con NEXOFIN sobre su música, los inicios turbulentos, la independencia y el negocio detrás de los productores de fechas.

La crisis como rasgo identitario

Escuchar Temporada de Tormentas es sumergirse en estados de trance que se alteran por cambios de dinámica bruscos y breves, como explosiones. La calma encuentra sentido solo con la tormenta que la avecina y precede. Pareciera ser una metáfora de lo que es la banda formada en 2009 por pibes que tocan juntos hace más de diez años y reconocen ser “mejores amigos”. “Temporada fue una banda que tuvo muchas crisis en relación a las otras que veníamos teniendo”, cuenta Luis. 

Estas crisis implicaron desde cambios de integrantes (pasaron unos 12 bajistas antes que llegara Julieta Limia, la hoy definitiva en ese rol) hasta pensar que la banda terminaría como otros tantos proyectos inconclusos. Pero las adversidades también tienen ese poder transformador y fue allí que Temporada logró consolidar sus valores como grupo y adoptar una identidad propia que, según destaca Nacho, tiene que ver con la elección misma del nombre y gran parte de las líricas. “En el último disco hay una frase que dice ‘Esperaremos, todo está bien. Nos mantendremos juntos, el tiempo no nos detendrá’. (N del R: alude a la canción “La gran tormenta”). A veces me hace recordar que las pasamos todas y siempre le seguimos dando para adelante. Al fin y al cabo las cosas salen. Por eso estamos muy contentos. Es seguir juntos pese a todo”, dice.

La primera exploración

Y el fruto del “seguir para adelante” llegó sin dudas con La primera exploración. “Desde la salida del disco, el año anterior, a este año hubo como un cambio bastante rotundo”, cuenta Nacho. “El disco tuvo muchas reseñas y lo reconocieron bastante. Es hermoso eso para nosotros y nos llamó mucho la atención”, admite.

La primera exploración significó una apuesta fuerte teniendo en cuenta los métodos de grabación que la banda del oeste había usado para sus anteriores trabajos: El último habitante del planeta (2011) y Del ruido y el espacio (2013).

“Los dos primeros discos los grabamos en vivo, en una, dos tomas”, cuenta Luis. “En cambio el último fue un proceso muchísimo más profesional. Fue todo grabado por separado, con buenos instrumentos, con buenos equipos. Fue otro tipo de búsqueda”, agrega.

Se coronó de esa manera cierto recorrido sonoro y conceptual que Temporada de Tormentas venía desarrollando desde El último habitante del planeta. Sus integrantes coinciden con esa idea, pero advierten que La primera exploración no marca una fórmula a seguir, aunque sí un piso en cuanto a nivel artístico. “Los temas que vienen no sabemos cómo van a ser, no tenemos idea. Pero sabemos que tienen que ser mejores o al menos tienen que tener el mismo nivel”, dicen.

Más que post-rock, la búsqueda del sonido y el concepto estético

Nacho, Luis y Claus reconocen que el lugar “más cómodo” para definirlos es englobarlos dentro del post-rock, pero no se quedan solo en eso. Destacan – ya sea directa o indirectamente- la presencia del stoner, punk, post punk, e indie en su música. Como influencias citan desde Weezer, American Football, Sonic Youth y El Mató a un policía motorizado, hasta Air, Juana Molina y Bjork.

Cuentan que componen como grupo y “el método va apareciendo con los ensayos”. Pero si bien no hay una forma fija de armar canciones, sí hay una producción intensa y puntillosa para lograr la forma acabada de cada una de ellas. “Somos de exigirnos hasta casi el borde del sufrimiento. Buscamos esa viola que quede buenisima como lo pensamos. Tratamos de no conformarnos”, reconoce Nacho. 

Si hay algo que sobresale en la banda son las guitarras. Por eso no es casual la búsqueda de perfección en este sentido. Nacho, Claus y Fernando “Puri” Vega Rodríguez forman el tridente que brinda la trama creadora de climas. “Claus es a veces el que tiene más el piso sobre la tierra. Puri es un flashero y yo estoy un poco mediando entre los dos”, sintetiza Nacho sobre sus distintos roles y aportes en la banda.

Pero si bien las tres guitarras generan una impronta muy característica, no están solas: tienen a Luis y Julieta  formando una “pared” rítmica con su batería y su bajo, y a Alonso Romeo, como su socio en teclados, voces y percusión.

La música y el sonido de Temporadas son acompañados por un concepto estético transversal que opera como cara visible de historias que tienen al oeste bonaerense como escenario. “Nosotros la mayoría somos muy cebados del animé, de las películas de ciencia ficción. Yo cuando era pibe con el tema de los extraterrestres flasheaba un montón. Todos en realidad, y por eso agarramos por ese lado para generar la estética a las letras”, explica Nacho.

Independencia, masividad y productores de fechas

Casi como un rasgo de época relacionado a lo generacional, Temporada de Tormentas es una banda independiente. En gran parte por la circunstancia pero también por una decisión. “Nosotros nos preocupamos solo por lo artístico: por la estética musical y las canciones. Nos tienen que mover”, dice Nacho haciendo una distinción respecto al circuito mainstream.

Se trata de toda una forma cultural de hacer música, que los miembros de Temporada curten desde adolescentes. “Es la única forma que conocemos de hacerlo, también. Si hubiésemos querido no ser una banda independiente tampoco habríamos tenido la posibilidad”, admite Claus.

En el mismo sentido dice Luis: “Nosotros no buscamos estar en una discográfica super pro, pero nunca tuvimos la posibilidad tampoco. Nunca nos dijeron ‘Te doy 200 lucas para producir a tu banda’. Nunca pasó eso.”

Sin embargo dicen estar felices y conformes en El Fuego Amigo Discos, discográfica que los alberga desde Del ruido y el espacio. “Nosotros estamos contentos de laburar con el sello. Realmente somos todos amigos y apreciamos un montón la personalidad de Marian y de Fernando, y de todos los chicos que están con ellos”, cuenta Nacho.  

La masividad no la ven desde una perspectiva reacia, sino todo lo contrario. “Todas las bandas quieren triunfar, hasta la más independiente del mundo”, señala Luis. Pero Nacho destaca que no desean un gran alcance en base a una fórmula o receta del éxito. “Si sucede, que suceda con los pies sobre la tierra. Sabiendo que las cosas se hacen con esfuerzo”, dice. Y agrega: “No estamos esperando algo, porque así es mejor: las cosas te agarran de sorpresa.”

“Pero a la vez queremos que nos escuche mucha gente y que les guste porque hacemos lo que hacemos con mucha dedicación”, suma Luis.

En medio del tópico sobre la relación de la banda con las entrevistas y las notas, Nacho cuenta que suelen hacer énfasis en el tema “productores de fechas”. “Siempre que podemos, ya sea en entrevistas o en recitales, tratamos de decirle a los pibes que tienen una banda, que no paguen por tocar. Cuando tenemos la posibilidad de decirlo, siempre vamos a tratar de que todos los artistas independientes tiremos para el mismo lado, que no le demos de comer a un gil”, subraya.

La última cerveza se terminó y el tiempo apremia. Pregunto sobre una recomendación más general quizás, libre, que le harían a una banda que recién comienza, como fueron ellos hace unos diez años siendo adolescentes. Luis se sonríe y dice que no sabe si le daría un consejo a alguien. Claus asiente. Pero Nacho se saca peso parafraseando a Dave Grohl y lo hace un poco más sencillo: “Les diría que toquen mucho y no piensen en pegarla”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

“Sergio Massa es la persona menos confiable del sistema político argentino”

Marcos Peña, en representación del Gobierno Nacional, salió con los tapones de punta luego que el líder del Frente Renovador pactara con el kirchnerismo para aprobar su proyecto de Ganancias

Coimas en Cerro Dragón: una cuenta suiza complica más a Pan American Energy

En las últimas semanas se detectaron movimientos sospechosos de una cuenta del ex funcionario K Santiago Walter Carradori que recibió cientos de miles de dólares por parte de Pribont, vinculada a Pan American Energy (PAE)