Salud

Siete reglas de oro a la hora de comer

"Cocinar, hoy en día se transformó en un acto político porque la desaparición de las habilidades culinarias nos deja a merced de las grandes corporaciones, que no cocinan con cuidado, con buenos ingredientes ni con amor", dice el escritor y especialista Michael Pollan

michael-pollan

El escritor estadounidense, activista y popular consejero para mejorar la alimentación americana Michael Pollan tiene algo que decirte acerca de la forma en que te alimentas. No se trata de hacer dietas o no, sino de mantenerse saludable y darle al cuerpo lo que necesita, y no lo que las corporaciones de comida rápida, envasada o procesada nos hace creer.

Sus libros están en la lista de los más vendidos en nutrición y salud en la última década: ‘El detective en el Supermercado’, ‘Saber comer’, ‘Cocinar, una historia sobre la transformación’, ‘El dilema de los omnívoros’, etc., son lecturas muy recomendables para aprender a comer sano de forma amena y sin terminología específica.

“Come como tus abuelos”, “No comas nada que no se haya estropeado después de un mes en la despensa” o “Prueba a comer los platos típicos de cada región del mundo”, son algunos de los consejos de este experto para comer, y te contamos sus siete reglas de oro acá:

1. No comas nada que no se pudra

Hasta hace 50 años, conservar los alimentos era una preocupación constante para sobrevivir al invierno o las malas cosechas, pero ahora, ¿cómo es posible que el pan de molde dure meses sin estropearse? Michael Pollan aconseja comer comprando cada semana alimentos frescos y perecederos, ya que ahora podemos disponer de ellos todo el año.

2. Compra en las paredes de los supermercados, no en los pasillos

Esta regla se basa en evitar los alimentos procesados, ya que en los supermercados estadounidenses, la comida fresca –los productos agrícolas, carne, pescado, lácteos– se pone en las paredes porque así es más fácil reponerla. Y la procesada acaba en los pasillos. Cuanto más se aleje de ellos, mejor. En el fondo vuelve al punto 1, es comer alimentos frescos y cocinar en casa cada día.

3. Procura comer como tus abuelos

Nuestra dieta es ahora más variada y completa que la de nuestros abuelos, pero también está llena de alimentos muy alterados. Y es que no es lo mismo comerse las tortas de tu abuela que las de galletitas, madalenas o budines envasados. No saben igual, ni cuestan lo mismo y sí, requieren tiempo y cariño cocinándolas en la cocina, pero igual también así las comes sólo cuando realmente te apetece, no todos los días al levantarte. Así que pregúntate que pensaría tu abuelo de lo que comes ahora antes de metértelo en la boca.

Michael Pollan rescata los hábitos alimentarios del pasado: la modernidad no siempre pasa por la gastronomía.

4. Come animales que se hayan alimentado bien

Ahora podemos comer carne todos los días, pero ¿a costa de qué? No es sólo una cuestión de colesterol y obesidad, también el medioambiente y la ética animal nos debería hacernos cuestionar qué carne comemos y a qué precio. Él recomienda asegurarse del origen para comer carne de buena calidad un par de veces a la semana.

¿Qué carne consumir? Poca y bien escogida. No hace falta que sea carne ‘ecológica’, pero mejor si tiene denominación de origen y si la compramos al corte en la carnicería, no en bandejas de plástico.

5. Cuánto más blanco, menos años de vida

Esta regla se refiere a la blancura de las harinas refinadas y el pan blanco. Antes la harina se conseguía después de llevar el trigo al molino, y ese día se horneaba el pan para toda la semana. Ahora todo lleva harina refinada, que para Pollan es tan adictiva como el azúcar blanco, por eso nos cuesta tanto parar cuando empezamos a comer una barra de pan blanco. Su consejo es que volvamos a la harina y panes hechos con cereales integrales.

¿Qué pan comer? Es mejor comer poco “pan de lujo”, con cereales integrales, levaduras madres y añadidos varios (un pan de calidad pero caro) a mucho “pan de pobre”: barras precocinadas que se meten en el horno y se venden como pan del día, pero de pan tienen poco, son carbohidratos poco aconsejables.

6. Come plantas, especialmente las que tienen hojas

Pollan aconseja que la base de la dieta sea vegetal: frutas, verduras y hortalizas frescas, y si son verdes y con hojas, sin cocinar. Así volvemos a la dieta más sencilla y saludable.

¿Cuánto verde comer? Deberíamos intentar lograr que nuestra dieta sea 75% vegetal, por salud, por comodidad, por sabor y hasta por economía. Las frutas y verduras están asociadas a fuentes de agua, fibra, vitaminas, minerales y fitonutrientes. Son carbohidratos también, pero sanos, aunque algunos deportistas consideren muchas frutas y plantas carbohidratos que hay que evitar.

7. No comas comida que sabe igual en cualquier lugar del mundo

Es un misterio como algunas cadenas de comida rápida consiguen que sus hamburguesas, patatas fritas o tiras de pollo sepan igual en China que en USA. Aunque para muchos esto es un valor, para Pollan es un problema, comida falsa envasada y lista para vender a los que no saben apreciar sabores.

¿Qué comer cuando viajas? Probá los platos locales, preguntá que se comen a diario en las casas y alejate de lo que venden para turistas. Cuando la comida es de calidad y está bien preparada, especialmente cuando es casera, descubres que los humanos tenemos pautas muy parecidas en cada zona del mundo, aunque en unos sitios pique a rabiar hasta el desayuno y en otros te deje sabor agrio o ácido hasta el dulce.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición