Mundo Bizarro

Esta mujer no puede parar de comerse el relleno de los sillones

Vicky Cullen, de 28 años, sufre de "Pica", una enfermedad que hace que la gente coma cosas inusuales

3243D7B100000578-3495884-image-m-31_1458168061415

La inglesa Vicky Cullen, de Wakefield, South Yorkshire, tiene un problema que no puede controlar: a sus 28 años, desarrolló mientras estaba embarazada una adicción a la goma espuma.

3243D7AD00000578-3495884-image-a-6_1458167466993

La joven madre de una nena de 2 años asistió al programa llamado “This Morning” con su sillón desvencijado, y relató que “Estaba sentada frente a la tele y empecé a sacar pedacitos, y me los comí como si fueran chicle. Me gustó la textura”.

LEA MÁS  Extraña nueva moda: turistas muestran la cola en distintos paisajes del mundo

3243D7F500000578-3495884-image-a-25_1458167776056

 

Desde el 2011 hasta la fecha, la joven se comió unas 2000 esponjas, que le agrega a las recetas normales meiuntras cocina y que le arranca al sillón. Además, lleva una esponja donde vaya por si tiene antojo.

3243D79C00000578-3495884-Vicky_takes_a_chunk_from_the_sofa_arm_she_has_to_hide_the_chair_-a-16_1458167675398

El desorden que sufre la joven se llama “pica”, donde la persona desea ingerir sustancias inusuales, y no es el primer caso, como por ejemplo la mujer que come 2 rollos de papel higiénico, o la joven que come piedras.

LEA MÁS  De película: trataron de "liberar" a su periquito con un trágico resultado

3243D80500000578-3495884-Vicky_s-m-10_1458167513827

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero