Policía

La Bonaerense, destruida: policías sin chalecos ni balas y patrulleros “fantasma”

El nuevo ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, planea implementar desde el lunes una reforma para acabar con el desorden: no se sabe cuántos patrulleros hay, y sólo el 30 % de los agentes posee chaleco antibala

policia contra una casa

La policía bonaerense está obligada a mirar a la cara a sus propias miserias. El ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, detectó una serie de irregularidades que promete paliar con una reforma que lanzará este lunes que incluirá un cambio de estructura, el descabezamiento de una decena de comisarios generales y una inversión de 6 mil millones de pesos.

Según informó Rolando Barbano para Clarín, nadie sabe con exactitud cuántos patrulleros tiene la Bonaerense y hay muchos que están tirados en desarmaderos ilegales. Los jefes de las comisarías no controlan los móviles, por lo que hay veces en los que tienen que llamar al 911 para pedir que les manden uno. Los policías que ingresan a la Fuerza se forman en escuelas que no tienen campos de tiro y sus primeros disparos se hacen en la calle. Apenas el 30% de los agentes tiene chaleco antibala y casi ninguno tiene radios (handies) para comunicarse.

La reforma es de fondo: 7.800 oficiales –todos los jefes, de subcomisario para arriba– tendrán 30 días hábiles a partir de abril para presentar sus declaraciones juradas de bienes. Los auditores civiles de Asuntos Internos –división que en tiempos recientes llegó a recibir 33 mil denuncias y cajonear 30 mil– las revisarán.

en sus últimos tiempos como gobernador, Daniel Scioli buscó combatir la inseguridad con un megareclutamiento de agentes nuevos, creando las Policías Locales y centenares de dependencias descentralizadas. Hoy, la cúpula policial tiene 44 comisarios generales, de los que ahora quedarán 26, ya que se eliminarán superintendencias generales. Las Jefaturas Departamentales habían llegado a ser 74, un número que se reducirá a 32, y las Superintendencias Zonales (por arriba de las Jefaturas) bajarán de 17 a 8.

 

Las Delegaciones de Investigaciones bajarán de 135 en toda la provincia a 20, una por cada departamento judicial, y crearán una Superintendencia de Inteligencia Criminal.

Además, cerrarán 19 de 22 escuelas de formación (“Todas tenían programas diferentes y la mayoría no tiene campo de tiro”), y el tiempo de entrenamiento pasará de 5 meses a 9, todas con el programa de la Policía Metropolitana.

A los aspirantes a policías no se les hacían análisis socioambientales, y en estos meses se descubrieron agentes que tienen familiares presos y hasta hay uno que comenzó el curso durante salidas transitorias de la cárcel. Y se recibió, como lo hicieron el 97 por ciento de los aspirantes: no se rechazaba a nadie.

Con el reclutamiento indiscriminado, la Bonaerense engrosó sus filas hasta llegar al pico histórico de 92.000 hombres que tiene ahora. El número, sin embargo, esconde sus secretos: hay 8.000 agentes que llevan años con “carpeta médica”, cobrando sueldo y sin trabajar. Ritondo propone que no puedan estar más de tres años en esa situación. Otro tanto está bajo investigación en sumarios internos que llevan años abiertos, por lo que siguen percibiendo sus salarios sin salir de sus casas. Se les pondrá un tope.

Los patrulleros son otro drama. En el Ministerio se paga seguro por 14.800 autos, pero los policías pasan vales de nafta por apenas 9.000 coches (vales que no se pueden controlar, porque a muchos móviles les rompen el cuentakilómetros), y en las planillas figuran sólo 6.000 en actividad.

La anterior gestión les había quitado el control de los móviles a las comisarías, que se los tenían que pedir a los CPC (Comandos de Prevención Comunitaria) o llamar al 911 cuando aparecía un alerta.

Investigaciones no anda mejor. Las pruebas de los delitos caen en armarios en comisarías y muchas veces, cuando se trata de computadoras, se terminan usando en la seccional. Se hará un depósito único.

Ritondo pretende también crear un Laboratorio Central de Pericias en Puente 12, ya que la Bonaerense no tiene. También pondrá el acento en el control de las rutas, donde hoy los policías se eternizan en puestos viales que sólo sirven para llenar sus bolsillos. Y mejorará la división de seguridad en las islas: “Tienen una lancha hundida y otra rota. La hundida es la que anda mejor”, ironizan en Seguridad, para no llorar.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

El dólar mayorista tuvo la mayor suba semanal de los últimos cinco meses

Saltó 10 centavos este viernes y cerró a $ 15,94; por su parte, en el promedio de bancos y casas de cambio de la City, la divisa terminó vendiéndose a $ 16,10

Video: estudiantes secundarios insultaron a Vidal en un acto en Chapadmalal

La visita de los principales integrantes de Cambiemos a la ciudad del partido de General Pueyrredón comenzó con un mal momento, luego que la gobernadora fuera repudiada en un acto estudiantil