Aplicaciones

Nintendo presenta Miitomo, su primera aplicación

La compañía japonesa se adentra en el contenido móvil con una app que no es ni una red social ni un videojuego, sino un híbrido entre la comunicación y el juego

miitomo

La primera aplicación de Nintendo, Miitomo, no es una red social, ni una “app” de mensajería instantánea, ni un videojuego; sino un poco de todas ellas. El objetivo de la compañía japonesa es llegar a personas no habituadas a los videojuegos para acercarles a sus consolas, donde quieren mantener y fortalecer su verdadero negocio, metiéndose por primera vez en los móviles. 

Miitomo es un lugar donde uno mismo, a través de un personaje (su “mii”), interactúa con una red de contactos. A diferencia de una red social, la relación no solo es proactiva; es decir, uno simplemente no sube contenido y comenta el de otros contactos. Sino que también es reactiva: el “mii” tiene cierta autonomía, una leve voluntad de vivir.

Nintendo habla de una nueva forma de interactuar sin nombre definido. En Miitomo, el usuario crea su personaje dotándolo de un nombre, una personalidad y un tono de voz (doblado por completo en castellano). Y se relaciona con otros mediante mensajes, de texto o con imágenes: cuestionando, compartiendo, generando montajes, respondiendo.

En realidad, el “mii” no es uno mismo, ya que también se dirige al jugador invitando, inquiriendo, incitando a participar. Incluye minijuegos, aunque no es el centro de la aplicación, al igual que innumerables posibilidades de personalización de los personajes, especialmente con la ropa, complementos y disfraces.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017