Televisión

Julia Mengolini se vengó en Facebook y destrozó a sus compañeros de Intratables

Tras el escándalo del martes en el programa que conduce Santiago del Moro, la periodista atacó desde su Facebook a Débora Plager y Paulo Vilouta: afirmó que ella "es de los buenos" y que intentan "acallar las voces disidentes"

julia_mengolini_intratables

En el programa Intratables del martes pasado, la periodista Julia Mengolini manifestó: “La corrupción no quita lo bueno del proyecto”. Esta frase generó el enojo de sus compañeros y la furia de cientos de usuarios en las redes sociales.  

Luego de la polémica, la panelista hizo un descargo en Facebook. En primer lugar fue contra Débora Plager, quien le había dicho que es un error creer que hay que pagar un precio por la inclusión social. “Plager me acusó de ser cómplice de la corrupción. Jamás justifiqué ni justificaría la corrupción”. “Repliqué que eso me parecía un reduccionismo y que la corrupción del kirchnerismo- que existió – no quitaba sus logros, que vaya que existieron”, argumentó.

Más picante, se quejó de que los panelistas del programa la acusaran de ser cómplice de la corrupción. “Compañeros con escasísima autoridad moral para hablar de corrupción (hay historias más que espeluznantes para contar de varios de ellos)”, lanzó, sin más detalles.

 

“Parece que la autoridad moral la tiene un pésimo relator de fútbol que se quejaba del Fútbol para Todos hasta que le dieron un pedacito”, agregó en referencia a Paulo Vilouta, el panelista que desató la discusión.

Por último, la periodista militante reprochó que “le pusieron la cruz” como si ella tuviera que dar explicaciones por los billetes de Lázaro Báez. “Buscan callarnos a los pocos periodistas que sobrevivimos en los medios y denunciamos la corrupción de Macri, la real, la peor: la del endeudamiento brutal a costa del hambre, la del actual Presidente del Banco Central procesado por el megacanje, las licitaciones millonarias a los amigos y familiares”.

La carta de Julia Mengolini en Facebook

Anoche en Intratables Débora Plager me acusó de ser cómplice de la corrupción. A mí la corrupción me da tanto asco como a todos ustedes y parece ridícula la aclaración pero ahí va: jamás justifiqué ni justificaría la corrupción.

Sucedió que mientras veíamos una y otra vez el video del hijo de Lázaro Báez contando billetes, (video del que de cualquier modo aún no se sabe nada pero que para mis colegas ya es prueba suficiente para hacer un juicio express al aire con condena incluida) en el Congreso se votaban las leyes que darán inicio al tercer gran ciclo de endeudamiento en el que vaya a entrar Argentina. Y entonces pedí hablar de política.

Cuando Andahazi dijo “ese video es el Kirchnerismo” repliqué que eso me parecía un reduccionismo y que la corrupción del Kirchnerismo- que existió – no quitaba sus logros, que vaya que existieron. A partir de eso algunos compañeros, no se si en el afán de buscar protagonismo o rating, me hicieron tan falaz y ridícula acusación.

Compañeros con escasísima autoridad moral para hablar de corrupción (hay historias más que espeluznantes para contar de varios de ellos).
Yo había decidido no entrar en ese juego perverso de hacer acusaciones personales a mis compañeros. Me había propuesto hablar de política que es lo que se necesita en ese programa.
Pero hablar bien, en serio.

Me había propuesto aportar un pequeño granito de arena a Intratables, un aporte al pensamiento cuando parece que la autoridad moral la tiene un pésimo relator de fútbol que se quejaba del Fútbol para Todos hasta que le dieron un pedacito.

Quería hacer un aporte en un momento en el que no hay voces críticas al macrismo desde que el macrismo llegó al poder político, a partir de la desaparición de los programas de PPT, de los medios del infame Spolsky, de Nacional Rock, de la persecución al grupo Indalo, etc etc. Miles de voces arrojadas al silencio y los adalides de la libertad de expresión en silencio…

Creía que podía hacer un pequeño aporte en Intratables, buscando argumentos, evitando los agravios, aún corriendo el riesgo de ser esa rareza zoológica kirchnerista que sirve para la pluralidad.
Pero una cosa es prestarse a ser “el diferente” en la discusión, una cosa es aportar al disfraz de pluralidad y otra muy diferente es prestarse al agravio.Ese es mi límite.

Que me pongan a mí en el lugar de corrupta (tengo un autito y gano 20 mil pesos) teniendo en el mismo momento enfrente al Ministro de agricultura sin preguntarle por las acusaciones que tiene de trabajo en negro en sus campos es verdaderamente insólito e imperdonable. Me pusieron en la cruz como si yo fuera responsable o tuviera que dar explicaciones por los billetes de Lázaro Báez.

Con el mismo razonamiento yo podría hacer cómplices (y mas que cómplices) a mis compañeros de tantas cosas…pero no lo hago porque no soy mala leche y porque me propuse no entrar en esas lógicas de circo. Sí quiero rescatar a la producción del programa y a Santiago del Moro que siempre se portaron muy bien conmigo.

Luego en la Nación (La Nación! Que ni siquiera paga los aportes de sus trabajadores, que pide la amnistía de los represores asesinos!) publican la nota con el mismo título falaz y ahí ya todo tiene más sentido: buscan callarnos, silenciarnos, quebrarnos a los pocos periodistas que sobrevivimos en los medios y denunciamos la corrupción de Macri, la real, la peor: el endeudamiento brutal a costa del hambre de nuestro pueblo, la del actual Presidente del Banco Central procesado por el megacanje, la de la brutal transferencia de ingresos a los sectores concentrados, las licitaciones millonarias a los amigos y familiares.

A los colegas periodistas: cuidado, fueron artífices de la grieta, ahora más que cómplices, responsables del abismo. Nosotros, los buenos, vamos a seguir peleando por construir un país para todos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Video: mirá el calamitoso estado en el que Cristina entregó la Casa Rosada

Un video que se hizo viral en Youtube muestra la Casa de Gobierno por dentro en Enero de 2016; azulejos rotos, techos con humedad y cables pelados, entre otras cosas

No hay caso: la Cámara Federal de Casación rechazó el pedido de Timerman y sigue en pie la causa de Nisman contra Cristina

La Sala I de dicho tribunal decidió rechazar el pedido del ex Canciller y deberá declarar el 19 de diciembre; es para definir si se reabre o archiva la denuncia del fallecido fiscal contra Cristina Kirchner y otros funcionarios